El juego de Ender, de Orson Scott Card

La novela_ Cuando un escritor triunfa, cuando una novela triunfa criticar según qué cosas es ridículo. Y si además han pasado treinta años, qué importa. A un aprendiz al final lo que le queda decir es si le ha gustado o no, si es entretenida o no y a qué público puede que le guste o no. Creo que esto es, al fin y al cabo, lo que debería hacerse con todas las novelas. Como con el vino. Y a mí me ha gustado El juego de Ender, a pesar de todo. A pesar de ser la revisión de un relato al que el escritor vio chicha y decidió alargar hasta convertirlo en una novela (con todo lo que eso conlleva). A pesar de ser sumamente repetitivo, muy poco ambientado y plantear ideas como que la guerra es la única solución y el comunismo merece morir y ser aplastado en pro de los ideales liberales capitalistas, básicamente (aunque al final hay un atisbo de esperanza en que, aunque los malos son malos, también se les puede reeducar y aprenden).

Mi idea de que Orson había introducido según qué ideas políticas ha sido reforzada con este artículo, que no sé si es exagerado. Pero algo tiene que haber cuando Orson terminó eliminando nigger (negrata) de la novela original.

4337926955_8f3578c475_z

Fotografía (dibujo) de Juan & Diëgo (en Flickr)

La historia funciona porque el personaje principal es atractivo: un niño (Andrew: Ender) que nace el tercero de una familia cuando las familias tienen restringido el nacimiento de más de dos hijos a la sombra de dos hermanos superdotados que aspiraban a convertirse en los mejores comandantes que liderarían la salvación del mundo frente a los insectores (el enemigo extraterrestre) y que fracasaron en el intento. Así, todo de corrido sin puntos ni comas ni nada. A Ender se le permitió nacer para superar a sus hermanos y convertirse en la esperanza del mundo. Ender reflexiona, Ender juega en un simulador, Ender intenta ser un niño pero sus profesores se lo impiden, Ender juega, a Ender le cambian las reglas y gana, Ender quiere ser un niño, Ender aprende y crece, Ender juega y gana y sigue ganando, Ender odia, Ender lucha contra sí mismo y contra los demás, a Ender lo trasladan y sigue jugando, y el libro sigue así durante prácticamente el 80 por ciento de la historia hasta que, de repente, entramos en un final de altas revoluciones donde todo pasa a velocidad de vértigo y donde se encuentra la chicha de todo lo que nos hemos ido tragando con relativa comodidad en esas tres cuartas partes iniciales del libro. A pesar de estar escrito de una forma a veces simplona, como digo, me ha gustado.

Es un libro de ciencia-ficción muy ligero, apto para todos los públicos. Diría que es una novela para adolescentes escrita con aires más profundos y, me imagino, con un estilo más adulto que novelas futuras hermanas como Los juegos del hambre y alguna más que habrá que seguramente han nacido de una lectura inspirada y que yo no voy a leer.

Lo peor_ Repetitiva en sus tres primeras cuartas partes. Querer sacar chicha introduciendo a los hermanos como personajes con peso dentro de la historia para reforzar la personalidad y dudas internas del personaje principal de Ender, aderezado además con una trama conspirativa poco creíble que adquiere un peso específico determinante al final de la historia y que me parece muy poco perfilada para las repercusiones que conlleva. Parece que Orson tuvo pereza en profundizar un poco más en muchos aspectos de su novela, entretenido en las batallas, y pasó del tema. Aunque hay cuatro libros que son continuaciones de éste en donde el autor habrá explotado todo eso y más. Pero yo tampoco los voy a leer.

Lo mejor_ Su trepidante final y que aspire a ser más que una ligera novela de batallas en un mundo futuro, a pesar de todo.

Nota­_ 7’5

Conclusión_ Merece la pena asomarse a la novela de Orson Scott Card ahora que tenemos película sobre la mesa para valorar o no si el cine le ha hecho justicia. No suelo leer novelas porque hayan llegado a la gran pantalla pero esta vez tenía una deuda pendiente con Orson Scott Card y ya la he saldado. Por cierto, la wikipedia en su artículo sobre Orson nos explica que se declaró homófobo. Así que… A mi pareja, por cierto, no le ha gustado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s