Libros físicos, libros virtuales, cultura gratis (1ª parte)

El jueves de hace dos semanas conté los libros que tenemos en casa. Casi todos, porque hay algunos guardados en cajas y metidos en armarios. Los conté uno a uno. Cuando a veces hablaba con amigos, les decía: “Es que en casa ya casi no tenemos sitio. Debemos tener como unos 300 o 400 libros”, pero no tenía ni idea; nunca los había contado. ¿Para qué? Ya lo he hecho, como acabo de decir, y el resultado: tenemos más de 800. En ese cómputo se suman los cómics, libros de teatro, ensayos, novelas y libros de consulta. Algunos libros de colecciones también. No pensé que tuviéramos tantos. Aunque probablemente para mucha gente sean muy poquitos, para alguien que no vive en una mansión ocupan mucho sitio. ¿Y qué que tenga todos esos libros?

6175154545_79fc17d7e8_zFotografía de Nate Bolt

Creo que nos hemos gastado bastante pasta en enriquecer nuestra cultura y estanterías. A una media de 12 euros por libro, tirando por lo bajo, son 9.600 euros. El conocimiento, las sensaciones, el enriquecimiento personal no se miden en dinero pero, al fin y al cabo, son 9.600 euracos. Muchos de esos libros son un truño. Los compramos por una buena promoción, porque el autor era reconocido, por buenas críticas. Sobran en casa más de la mitad. ¿Y qué?

Siempre me he quejado de lo caros que están los libros en España y, por supuesto, del porcentaje tan ridículo que se llevan de todo esto los propios autores. Quien lee debe limitar sus lecturas no sólo a lo que las editoriales quieren editar o reeditar, sino al poco dinero que tenga ese mes. Nosotros hemos podido gastarnos hasta la fecha 9.600 eurazos en libros, pero entiendo perfectamente que pocas personas puedan hacerlo. Además, me parece que una insignificante parte habrá ido a parar a las arcas de los propios autores. Pero además, ¿por qué deberíamos nosotros seguir acumulando libros y gastando tanto dinero en ellos? Surgió una solución.

En la frase anterior del principio, ésa de “En casa ya casi no tenemos sitio” faltaba el final: “Por eso el libro electrónico es tan fantástico“. La sensación de lectura es (más o menos) la misma, ocupa poco espacio (¡ninguno!), permite una recepción inmediata del producto, es más barato, pero precisamente por su formato, puede descargarse… gratis. Algo está fallando cuando alguien puede descargar un libro de una manera tan sencilla sin retribuir al autor… como he hecho yo (un presunto escritor) más de una vez. ¿Qué me pasa? ¿Estoy loco? La cultura ha de estar al alcance de todos, ser asequible, pero NUNCA gratis.

Uno de los problemas primordiales son los precios, claro. Ante el hecho de que un libro físico cueste en tapa dura 22 euros (por ejemplo, Doctor Sleep) y en formato electrónico 11 euros (de nuevo, Doctor Sleep), la gente normalmente NO decide comprárselo en papel, sino directamente descargarlo gratis. Así de simple. El hecho de poner un precio tan desorbitado en el caso del libro electrónico no es una táctica disuasoria en sentido positivo hacia el libro físico, sino una huida hacia la descarga gratuita ilegal. Pero ¿qué ocurriría si el libro en tapa dura tuviera un precio menor y el libro electrónico tuviera un precio mucho menor? Tal vez la gente decidiría comprar el libro electrónico o decidiría comprar el libro físico, pero decidiría COMPRAR. Aunque yo creo, en realidad, que decidiría descargárselo gratis.

En España tenemos una cultura del todo gratis muy bien arraigada e instalada en nuestras casas: libros, películas y series rebosan en nuestros discos duros. ¿Gratis? Pagamos líneas ADSL caras y lo hacemos porque podemos bajar todo lo que podemos y más, si no, ¿de qué? ¿Qué ocurre? Hablamos de esto como si nada. ¿Quién mira mal a alguien por descargarse una peliculita o un librito para el niño?

Todo esto ha fabricado una ilusión falsa de que las películas, la música, las series y los libros no cuesta nada hacerlos. Una consecuencia ingrata. Pero si bien los músicos hacen conciertos, las películas y series tienen productoras que han recibido su dinero vendiendo el producto a televisiones y ya han pagado a sus actores, guionistas, cámaras, etc, ¿qué puede hacer un escritor contra las descargas gratuitas? ¿Cómo puede aspirar a vivir de su trabajo?

(Continúa…)

Anuncios

4 comentarios en “Libros físicos, libros virtuales, cultura gratis (1ª parte)

  1. Está claro que hay que encontrar cauces alternativos, ajustar precios y adaptarse a los nuevos formatos. Y para los escritores noveles, supongo que buscar la independencia de las grandes editoriales, al menos al principio.

  2. Creo que hasta no te dedicas a ello no te das cuenta de la catástrofe que supone la piratería. Nadie que no haya escrito un libro, grabado un disco o rodado una película está implicado en el problema y no piensa más allá de las dos horas o los días de ocio que le va a aportar el producto en cuestión. Es un problema cultural, de raíz social en buena parte, pero digamos que desde los poderes públicos no se ha hecho gran cosa por cambiar esa percepción hacia la cultura. Si se puede conseguir gratis, ¿para qué pagar por ello?
    Un abrazo!

    1. Deberían surgir alternativas más evolucionadas en la senda de Nubico. No sé si conoces el proyecto conjunto de Círculo de Lectores y Telefónica. Por un precio fijo mensual, trimestral o anual tienes a tu disposición un fondo limitado de libros para descargar, pero me parece caro y, además, enormemente limitado. Pero tiene que haber algo así y, sobre todo, educación y control que no represión. Deben surgir mecanismos alternativos y, por supuesto, una sociedad capaz de asumir los gastos que supone enriquecerse culturalmente sin merma de otras necesidades, y ahora mismo tal y como está el patio eso es complicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s