Cuestionario insectívoro

La amiga Esther, de Relatos Magar, integrante femenina del grupo literario Insectos Comunes, me ha agraciado con uno de esos premios que recorren la red y ha lanzado al resto de insectos una serie de preguntas. Desde aquí mi agradecimiento y mis respuestas:

  • De los relatos que has escrito, ¿de cuál te sientes más orgulloso?

Esto es muy complicado de responder porque es muy malo que lo diga yo, pero suelo no sentirme orgulloso de nada de lo que escribo, lo cual no quiere decir que no me guste nada de lo que escribo. Yo más bien definiría mi estado de ánimo como de moderadamente eufórico cuando releo alguno de mis escritos que me parece más o menos bueno o bien logrado. Eso suele pasar, si pasa, cuando retomo material que he escrito hace tiempo. Hace poco releí “La casa encantada” que ha terminado convirtiéndose en un relato de diez páginas con un título diferente y que pretendía ser uno de tantos de mis intentos de escribir una novela corta. Lo escribí hace siete años y lo dejé prácticamente como estaba. Sentí que había hecho un buen trabajo. Espero tener la misma sensación dentro de un tiempo cuando me disponga a reunir todo lo que llevo escrito en estos meses en un libro recopilatorio.

  • De qué libro has pensado: “ojalá se me hubiera ocurrido a mí”.

De muchos, por supuesto. “Matar un ruiseñor”, por ejemplo. “El cartero siempre llama dos veces”, “The wanderers”, “Momo”, “1984”, “Solaris”, “La semilla del diablo”, “El padrino”, y un buen puñado más. Ojalá escriba algo en el futuro que me haga sentir que he escrito lo que siempre quise escribir.

  • ¿Qué escritor es imprescindible leer para aprender a escribir?

Interesante cuestión. Pues más que escritor diría que escritora. Últimamente, de entre el puñado de libros que tratan el tema de cómo escribir, me encuentro con que las escritoras explican todo de una manera mucho más cercana presentando y afrontando los problemas con los que suele encontrarse todo escritor principiante de una manera enormemente certera. Patricia Highsmith tiene un librito titulado “Suspense” que, aunque trata en particular el género de la novela negra, hace un repaso muy práctico al proceso de escritura con una gran cantidad de consejos y de reflexiones que parecen hurgar directamente en el espíritu del escritor que comienza. Lo recomiendo mucho (estoy a puntito de terminarlo).

P. D. James tiene otro titulado “Todo lo que sé sobre novela negra” que hace un repaso interesantísimo sobre el género de una manera más metódica pero aportando igualmente recomendaciones muy a tener en cuenta para cualquiera que quiera escribir un relato o una novela detectivesca. Y sigo recordando con mucho cariño “Escribir ficción”, de Rona Randall, una escritora para mí del todo desconocida pero que me enseñó muchas cosas.

Y, bueno, no puedo pasar a la siguiente pregunta sin mencionar a Lodge y su “El arte de la ficción”, uno de esos libros que me abrieron los ojos de verdad y me convencieron de que, por lo menos en mi caso, para escribir bien uno tiene primero que descubrirse a sí mismo.

  • ¿Qué libro te ha gustado pero no te atreves a recomendárselo a nadie?

Pregunta complicada. No soy muy pejigueras ni me avergüenzo de los libros que leo. Uno que quizá es algo morboso y hay que tener cuidado a quién se recomienda es “Escupiré sobre vuestra tumba”, de Boris Vian. Tal vez este no se lo recomendaría a todo el mundo.

  • ¿Qué libro regalarías a tu peor enemigo?

“Escupiré sobre vuestra tumba”. El mismo de antes, sí. Creo que mi peor enemigo captaría el mensaje.

  • ¿Qué libro piensas que está sobrevalorado?

No suelo leer ese tipo de libros que tienen muchas buenas valoraciones, tantas que aburren. De hecho, leo muy poca narrativa actual. Tal vez he terminado leyendo clásicos que he dejado, pero no soy capaz de decir que están sobrevalorados. Más bien considero que yo no estoy preparado para apreciarlos en su justa medida. Bueno, ahora que pienso, puedo decir que “El ocho” me pareció enormemente sobrevalorado. Lo leí en la época en que Neville pegó el bombazo y todo el mundo estaba leyendo este libro. Creo que fue mi primer y último acercamiento a este tipo de best-sellers. Recuerdo perfectamente que lo dejé a falta de cincuenta páginas. Me dije, no puedo más, no me importa lo que pase. Quien me lo recomendó no podía creerse que no hubiera llegado al final. Le dije: “Termina de esta manera, ¿a que sí?”. No me respondió, así que todavía convivo con esa duda.

  • ¿Qué escritor piensas que está infravalorado?

No sé qué escritores o escritoras están más o menos valorados últimamente. Sé que, por ejemplo, a Chéjov debería leerlo todo aquel que quiera escribir relatos, incluso analizarlo con tranquilidad para darse cuenta de cómo ha influido en muchos grandes narradores de relatos modernos. Uno encuentra similitudes sorprendentes. Hay que leer a Chéjov.

  • ¿Qué libro clásico recomiendas?

“Don Quijote de La Mancha”. Estoy intentando leerlo. No sé si seré capaz, pero es fabuloso. Y me refiero a la versión original, la edición del cuarto centenario, con cientos de miles de anotaciones al final. Es para comprarse una vida y dedicarla a disfrutar de ese libro con calma. Como he leído en algún sitio: “Está perrote”.

  • ¿Qué libro escrito en los últimos cinco años recomiendas?

Pues como leo muy pocos, voy a recomendar un cómic que me gustó mucho y que sí ha sido publicado recientemente. “Mi amigo Dahmer”, sobre un asesino en serie que existió realmente, escrito y dibujado por un amigo de la escuela que lo conoció. Te deja un poco de mal cuerpo, pero merece la pena. Luego de que se te pasen las pesadillas dices: “Está perrote”.

  • ¿Cuál es tu mayor prejuicio literario?

No suelo leer novelas románticas, rehuyo bastante de los best-sellers y, en general de las novelas que superan las 300 páginas lo cual, si no me equivoco, supone el 95% de la producción literaria mundial. Soy más de relatos y estoy convencido de que la gran mayoría de novelas se podían haber escrito (o escribir) con muchísimas menos páginas. 300 páginas debería ser el límite legal para escribir novelas. Los que quieran escribir libros más largos deberían pasar por una especie de consejo de guerra, lo digo con todo el cariño.

  • ¿Cuántos libros te compras al cabo del año?

Últimamente, muy pocos. Ha llegado la revolución tecnológica a casa. Pero antes, cuando no existían los libros electrónicos, creo que en torno a los cuarenta libros al año o más. Hemos llegado a acumular más de ochocientos en las estanterías en unos ocho años y ahora mismo me alegro mucho de tener dos kindles en casa. 🙂

Lee las respuestas de Daniel Centeno. Lee las respuestas de Chukes Rivers. Lee las respuestas del Cerdo Venusiano.

Anuncios

6 comentarios en “Cuestionario insectívoro

  1. Me da miedo pensar en tu biblioteca, sobre todo porque la mía es diminuta y soy más bien de los que re-leen una y otra vez los mismos hasta haberles sacado hasta la última gota de su esencia (o eso creo, luego los re-leo otra vez y descubro que aún no lo hago y la cosa jamás acaba).
    Sobre Chejov, toda la razón. La verdad es que, cuando me puse a leer a Carver recordé lo que me dijo Eduardo Antonio Parra (un maestro del cuento, acá en México, del que recomiendo ampliamente su “Cuerpo presente”, – según yo sin “A”, pero no me creas demasiado -), que dijo que era algo así como el antes-después del cuento, en torno a, ya sabes, cómo se desarrollo con los modernos. Y creo que tiene razón. De él estoy leyendo una antología que hizo Richard Ford y creo que hizo una buena selección.
    Y, para rematar, estoy de acuerdo contigo: más de 300 páginas en un libro es como para pensarse. Se puede disfrutar de más, pero que gusto da que todo esté contenido en menos.

    1. En mi opinión, Daniel, es mucho mejor tener una biblioteca pequeña que uno conoce bien y que disfruta, que tener un porrillo de libros que apenas se han abierto (por lo menos por mi parte, mi pareja sí se ha leído un buen puñado de ellos). Hay muchos de esos libros que bien los regalaríamos o los donaríamos a alguna asociación (y supongo que terminaremos haciéndolo). Cuando teníamos algo de dinero (no mucho) era una afición ir de librerías y con el paso del tiempo se han acumulado un buen puñado. Chéjov es magnífico. Me alegro de que compartamos, como ya te he leído alguna vez, referentes y buscaré a Eduardo Antonio para ver si es posible conseguirlo por aquí. De Ford, si te gustan los ensayos sobre literatura, te recomiendo muy mucho “Flores en las grietas”. Me alegro también de que opines lo mismo sobre las 300 páginas. Creo que son imposiciones de las editoriales que terminan por fastidiar muchos libros que, de haber tenido más libertad el autor, hubieran sido mejores. Muchas gracias por pasarte, de verdad. Un abrazo.

      1. Muchas gracias por la recomendación de Ford, lo pongo en mi lista de lecturas académicas. Pues, te diré… mi predilección por las novelas más cortas, como en el cuento, se debe a que soy más bien la clase de lector y escritor que pone todo su esfuerzo en el tema y los significados, más que en los detalles y los significantes. Por ello es que leer tochos enormes de 300 páginas me dan pereza, dolor de cabeza y arruinan un poco la experiencia: primero porque no puedo leerlos de tirón o mantener todos los detalles en mi cabeza y en segundo porque no suele interesarme hacerlo, pues me parecen innecesarios. A Chejov no llevo mucho leyéndolo, pero me ha encantado, y creo que Parra te podría gustar, sobre todo ese cuento que a mí personalmente me fascinó. Si te digo por qué te lo arruino, así que espero puedas encontrarlo.

  2. Como me fío de tu criterio, apunto tus recomendaciones. A Chéjov lo tengo que leer más. Fui a la charla de un escritor especializado en su obra y me pareció fascinante. Lo de las 300 páginas no estoy del todo de acuerdo. He leído novelas extensas en las que he disfrutado cada página, aunque es cierto que hoy en día parece que las pidan al peso, y el escritor se vea obligado a meter mucha paja.
    Gracias por responder a las preguntas.
    Un saludo.

  3. ‘El ocho’ es la novela más pretenciosa que he leído en mi vida. Qué bodrio. Recuerdo que cada pocas páginas prometía desvelar poco menos que el misterio de la vida, y no hacía más que alargar el tema hasta llegar a un final delirante que no resuelve nada. Una pérdida de tiempo, vamos.
    Otra novela para mi gusto muy sobrevalorada es ‘La sombra del viento’. Me decepcionó mucho.
    En cuanto a la extensión, no estoy de acuerdo, y tú mismo te contradices (te lo digo con cariño). ¿Cuántas páginas tiene ‘El Quijote’? 😛
    No podría imaginar mi bagaje lector sin ‘El Señor de los Anillos’, ‘It’, ‘Juego de tronos’ y otras tantas obras que sobrepasan, con mucho, las 300 páginas.
    A ver si me animo a responder yo también.
    ¡Un abrazo!

    1. Soy un hombre de contradicciones. ¡Jajaja! Pero no creo que me contradiga con esto, ¿eh? No sé. Dije que considero que la mayor parte de novelas que alcanzan un notable número de páginas podrían haberse escrito en 300. Sigo pensándolo. Es verdad que “IT” y, claro, “El Quijote”, por ejemplo, hubieran sido novelas muy diferentes. Quizá debería haber dicho que las novelas de aventuras son una excepción porque, al final, son un cúmulo de obstáculos y pruebas y personajes que puede prolongarse hasta el infinito: véase “Juego de tronos” y tantas sagas como la “Dragonlance”. Por desgracia (y digo muy en serio esto de “por desgracia”) ninguna de estas novelas, ni siquiera “El señor de los Anillos” (y “El Quijote” me está costando lo mío) ha conseguido engancharme. Me pierdo una literatura maravillosa y enormemente disfrutable donde uno se enamora de los personajes y vive con intensidad dentro del universo creado por el autor. El ritmo de esas novelas es naturalmente lento y, por ahora, no he conseguido que ninguna me atrape y me da mucha rabia, la verdad. Y sé que no es porque sean malas novelas, ni mucho menos, si no por la forma que tengo ahora mismo de leer. Espero resolver eso en el futuro. Ojalá.

      Pero sigo pensando que la mayor parte de novelas que se alargan hasta las 500 páginas pueden reducirse a las 300 sin una pérdida de la intención por parte del autor y seguramente con una mejora significativa en la calidad. Pero, claro, es mi opinión.

      Y, bueno, parece que no soy el único que piensa que “El ocho” fue uno de esos best-sellers con los que nos tuvimos que enfrentar muchos lectores incomprendidos.

      Sí, anímate y responde a las preguntas, anda. Me gustará mucho leer tus respuestas. 🙂 ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s