Mis lecturas en 2015

buko

He leído 32 libros en este 2015, algunos francamente muy cortos, un total de 6100 páginas. El autor de este año ha sido para mí Charles Bukowski, hasta el punto que podría decir que ha sido mi año Bukowski. Empecé a leerme «Cartero» durante el verano y me enganchó. Paralelamente empecé a leer alguno de sus relatos y, aunque sus temas y personajes son recurrentes, no me aburrió para nada. He disfrutado como un loco y ha llegado a influirme mucho en alguna de las historias que he escrito durante 2015. Sin duda, ha dejado su huella en mí.

He leído 7 libros de Bukowski y he abandonado uno de ellos, «Pulp», donde se adentra en la novela negra, terreno en el que, a pesar de sus esfuerzos, no termina de encajar. Avancé bastante gracias a su humor y a esas situaciones surrealistas que suele sacarse de la manga, pero el esqueleto de la historia, el misterio sobre el que se sustenta, empieza a perder fuerza y, sobre todo, a desorientar al esforzado lector. Empieza uno a pensar que Bukowski le está tomando el pelo, que él mismo no se tomó muy en serio esta novela o, por lo menos, quiso dejarse llevar y ver qué pasaba sin otra pretensión (lo cual es algo característico en él: normalmente en una tarde, después de haber ido a apostar al hipódromo, escribía borracho una historia completa y, al día siguiente, realizaba una o dos correcciones; nada más). Su fama y las ganas del editor de tener un nuevo libro de Bukowski supongo que hicieron el resto para que este particular «Pulp», supuesto homenaje a aquellas novelillas que se vendían por pocos céntimos, terminara viendo la luz.

En casi todos, en mi lista de Goodreads, le puse cuatro o cinco estrellas a los libros de Bukowski. Estos han sido los que me leí en 2015, con sus respectivas notas:

«Cartero» (novela, 5), «Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones» (relatos, 4), «Se busca una mujer» (relatos, 5), «Secuelas de una larguísima nota de rechazo» (relato ilustrado, 5), «Tráeme tu amor y otros relatos», (selección de relatos ilustrados por Robert Crump, 4 – 5 por la magnífica edición), «Música de cañerías» (relatos, 5), «Factotum» (autobiográfico, 5), «La senda del perdedor» (autobiográfico, 5).

Además, leí «Lo que más me gusta es rascarme los sobacos» (entrevista, 3), un libro curioso para conocer un poco más, si es que es necesario, al hombre que hay detrás de su obra.

Decir que «Factotum» y «La senda del perdedor» son autobiográficos y no decirlo del resto de relatos es un poco absurdo. Está claro que en las historias que conforman «Música de cañerías» o «Erecciones…» Bukowski se deja llevar por su memoria y nos queda la duda de si es realidad o no todo lo que dice. La grandeza de cualquier escritor es hacernos creer que aquello que ha escrito es completamente verdad, y a veces pienso que Bukowski nos la metió doblaba a todos.

Algunas veces Charles sorprende con historias imaginativas, y esa sorpresa, por lo menos en mi caso, me lleva a recordar especialmente los momentos en que en sus relatos aparecen personas que se comen a otras personas o donde se describen peleas de vaqueros en plena conquista del Oeste o mujeres que se masturban con hombres minúsculos.

Bukowski recrea sus escenarios con pocas pinceladas, donde el ojo está puesto en el elemento diferenciador con una capacidad de síntesis asombrosa, y sus diálogos, con los que construye eficazmente a esos personajes marginales cotidianos en él, tienen una naturalidad brutal. Me quedo también con su soberbio dominio de la acción y, sobre todo, del ritmo. Su lenguaje es sobrio, directo, al servicio de la historia, sin más (algo que últimamente vengo buscando en cualquier libro que abro… y en las historias que escribo).

El universo literario de Bukowski es compacto y coherente. En ningún momento me he aburrido leyéndole. Tal vez, eso sí, nos encontramos ante una literatura que podría orientarse más hacia el público masculino. Aunque tampoco hay que olvidar que Charles leyó mucho y con una sensibilidad asombrosa a pesar del perfil que él mismo hace de su propia persona. En algunos pasajes aflora un escritor poético capaz de describir las emociones con una belleza y una profundidad maravillosa. Bukowski fue, además, poeta. No he leído sus poesías, pero sin lugar a dudas lo haré. Insistiré en la lectura de Bukoswki en 2016 y cuando me quede sin sus libros no tendré más remedio que releerle.

Me es difícil escoger un libro suyo como el mejor. No creo que tampoco sea necesario e, incluso, me parece hasta absurdo. Pero si hay que empezar con algo de él ese libro sería «Cartero», su primera obra publicada y cuyo éxito le permitió dedicarse por entero a la literatura. En «Cartero» encontramos la madurez y los elementos que hacen de Bukowski el enorme escritor que fue. Si no te gusta «Cartero» no te gustará nada de Bukowski.

A principios de año leí un ensayo magnífico de Houllebecq sobre Lovecraft. Eso me llevó a leer su soberbia novela corta «El color que cayó del cielo». Lovecraft la consideraba como su mejor trabajo (para mí también lo es) y en este relato encontramos elementos de lo que es el terror moderno y comprendemos su enorme influencia en grandes autores de género como King o Barker. También, de paso me leí «Los sauces», de Blackwood, otra de esas historias de terror consideradas como la mejores en muchas antologías. En cambio, de esta historia dije en Goodreads cuando la terminé:

«Un relato largo, demasiado. Considerado uno de los cinco mejores relatos de terror (el mejor para Lovecraft) no ha soportado el paso del tiempo y las aportaciones de los nuevos autores al género. Sin embargo, hay belleza y momentos de mucha tensión. Por suerte, el terror ha evolucionado y ya no se trata tanto de trabajar con espíritus hispersensibles que parecen ver cosas que luego a lo mejor no son y terminan siendo, y teorías un poco estrafalarias sobre el cosmos y demás divagaciones. Aunque un poco pesado y reiterativo, ha sido interesante conocer a Blackwood en todo su esplendor».

No voy a hablar con detalle del resto de mis lecturas. Han pasado por mis manos libros muy buenos que no pueden compararse unos con otros ni tampoco extraer de ellos elementos que los hagan mejores con respecto… ¿a qué? El gusto, las preferencias de cada cual y el momento en que uno decide leer un libro es determinante para valorarlo de una manera o de otra. Pero ya puestos voy a escoger algunos que recomendaría a cualquiera que me preguntara. Estos son:

«The Wanderers», de Richard Price.
Richard Price es un genio del diálogo, de los personajes y de las situaciones y acciones como pocos escritores que haya leído. Una narrativa efectiva como una patada en los genitales, vívida como un guion cinematográfico y enormemente disfrutable. Muy recomendable para adolescentes en general y futuros pandilleros en concreto.

«España, 1936-1950: Muerte y resurrección de la novela», de Miguel Delibes.
Un ensayo fabuloso para conocer a los escritores más destacados de la posguerra española. Dedica una parte a sus propias opiniones sobre cómo escribir. Una joya escondida para amantes de la teoría.

«Ejercicios de estilo», de Raymond Queneau.
Curioso libro donde Queneau altera una situación cotidiana de 99 maneras diferentes. Anagramas, Distinguo, Homeoteleutones, Carta oficial, Propaganda editorial, Onomatopeyas, Análisis lógico, Insistencia, Ignorancia, Pretérito perfecto, Presente, Pretérito indefinido, Imperfecto, Alejandrinos, Poliptótones, Aféresis, Apócopes, Síncopa son algunas de estas alteraciones. Un libro ideal para descubrir, además, un gran número de recursos gramaticales. Algunas variaciones sorprenden por su genialidad y su calidad literaria y otros son aburridos y casi ilegibles. De cualquier forma, un libro irrepetible que los amantes de los libros y la escritura deberían tener.

«Pregúntale al polvo», de John Fante.
Gran novela. Fabuloso inicio de las andaduras de Bandini, este aspirante a escritor alejado de casa que poco a poco se convierte en la historia de un amor imposible. Estilo directo, en muchas ocasiones poético, con toques de humor, muy bien llevado por el autor que tanto influyó en Bukowski. Un descubrimiento.

Qué pretendo leer en 2016

Ya estoy leyendo algunos libros y otros tengo intención de terminarlos. Sin que esto me impida introducir nuevas incorporaciones, espero que 2016 me permita leer (y disfrutar):

«El hobbit», de Tolkien (novela). «Aguas primaverales», de Hemingway (relatos). «Siete casas vacías», de Samanta Schweblin (relatos ganadores del Premio Internacional Rivera del Duero). «Pájaros en la boca», de Samtanta Schweblin (relatos). «Viajes con Charley», Steinbeck (ensayo). «Sobre la ciencia ficción», de Asimov (ensayo). «La máquina de follar», Bukowski (relatos). «Lujuria», de Eslava Galán (ensayo). «La habitación de Nona», de Cristina Fernández Cubas (novela). «Cicatriz», Sara Mesa (novela). «Trilobites», Pancake (relatos). «Chump change», Dan Fante (novela). «La hermandad de la uva», de John Fante (novela). «Cuentos y cuentistas. El canon del cuento», de Harold Bloom (ensayo).

Y respecto a mis propósitos como escritor para el 2016, por supuesto publicar mi primer libro e intentar publicar el segundo y, por qué no, el tercero. Promocionar la revista Ticon Tila Titi y escribir 50  nuevos relatos. A ver qué es lo que consigo.

¡Feliz año a todos los que os pasáis por aquí!

¡Felices lecturas para el 2016!

Anuncios

4 comentarios en “Mis lecturas en 2015

  1. Voy a tener que leer a Bukowski y a Fante después de que los hayas recomendado tanto. Entre mis lecturas futuras también está ‘Viajes con Charley’ y, por supuesto, esos libros tuyos que se publicarán durante 2016. 😉
    En los próximos días me pongo con la carta pendiente.
    ¡Un abrazo!

    1. Bueno, bueno, con un libro mío que se publique, en realidad, me conformo. 🙂 Espero con ganas tu carta y seguro que te gusta “Viajes con Charley”. A ver qué tal te entra Bukowski. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s