Martes, 28 de abril de 2015, y el día en que “El jardín…” fue número uno

¡Hola, Benjamín!

 Ya leída tu entrada respecto a estos días pasados en Sant Jordi, solamente me queda felicitarte una vez más. Para cualquiera que escribe tener objetivos es muy importante; en muchas ocasiones es lo único que le queda a un escritor para convencerse de la necesidad de pulsar la siguiente letra. El tuyo era participar de esa festividad, presentar el libro, tener un contacto directo con los lectores, lo cual se prolongará durante estos meses futuros. Es fantástico y, como te digo, muy necesario.

Está claro que hay que disfrutar una vez uno ha cumplido con el trabajo. Aunque queden por delante nuevas veladas solitarias frente al ordenador, hay que relajarse y sacarle todo el provecho a esas horas ya invertidas. El propósito no es solo terminar la novela, corregirla y editarla, si no también promocionarla, y, por supuesto, comenzar a recibir críticas y establecer esa relación maravillosa con los lectores. Uno no puede pensar que escribir por escribir es suficiente. Y también tiene que haber un espacio para recargar las pilas.

Si a ti te da pereza corregir, a mí me da pereza promocionar, pero a todo se le coge el gustillo, ¿no es así? 😉 Como bien dices «lo bueno del camino, de la vida, es recorrerlo, vivirla». Yo, aunque tuve la oportunidad de ir a Granada y compartir un stand como co-autor de «Relatos para María», me resultó complicado ir para allá, así que dejé que una de las compañeras se hiciera cargo de vender el máximo número de libros posible. También pude haber participado en un encuentro con otros escritores aquí en Antequera, pero coincidía con el cumpleaños de Encarni, así que… Pero no quise quedarme de brazos cruzados. La promoción gratuita de El jardín de Marta ha logrado 315 descargas en Amazon, a las que hay que sumar una veintena desde mi blog. El libro llegó a estar el número uno de entre los más “vendidos” dentro del género de fantasía y el séptimo en el global de la sección de gratuitos en Amazon.es. Ahora que va a comenzar a hundirse entre la masa ingente de libros que otros autores han colgado con toda su ilusión, sólo espero que un diez por ciento de esos 335 que ya tienen mi novela corta me lean y reciba sus comentarios.

“El jardín de Marta” número uno en la sección de fantasía gratis

Agradezco muchísimo a todos aquellos que, precisamente a través de las redes han promocionado los enlaces de descarga. Está claro que lo he hecho para que la gente me conozca y, en última instancia, esas mismas personas decidan alguna vez que merece la pena pagar por lo que escribo, y, por qué no, tal vez llamar la atención de alguna editorial. Eso no sé cuándo ocurrirá y si ocurrirá alguna vez, pero por ahora lo que me preocupa es escribir todo y lo mejor que pueda.

“Ventas” gratis de “El jardín de Marta”

Me alegra mucho haber formado parte de esos lectores cobaya que han tenido la oportunidad de participar en el proceso de edición de tu novela Con la vida a cuestas. Yo creo que ese es el espíritu de las redes sociales, encontrar personas que, de forma completamente altruista, ayudan a otros sin esperar nada a cambio.

He de reconocer que yo no me centré tanto en tu estilo o los posibles fallos de ortografía. Fui a por todas con la historia en sí y en lo que aportaban tus personajes a esa misma trama. Nos escribimos bastante y creo que fueron cartas muy interesantes. Y ahora te queda «enriquecer la experiencia lectora» con todos esos extra que te servirán para seguir promocionando la novela.

Creo que se han explotado muy poco las posibilidades que la edición digital brinda mediante el uso de hipervínculos. Cuando uno escribe una novela piensa en su edición en papel, pero creo que debemos comenzar a cambiar un poco el chip y sacarle todo el provecho a las nuevas tecnologías. ¿Recuerdas los libros de elige tu propia aventura? Hoy día sería mucho más cómodo saltar de aventura en aventura solamente moviendo el cursor y haciendo clic. La hipernarrativa tiene hoy una herramienta con un potencial que puede sacarle mucho jugo a una historia e involucrar de una manera especial al lector. Me gustaría trabajar pronto en algún proyecto centrado en esto, incluso colaborando con otros escritores –entre los que, por supuesto, te incluyo–, así que seguiré con mucho interés los pasos que des en este sentido. Un libro de Daniel Tubau habla del tema, pero lo hace de una forma que terminó por aburrirme. No descarto que siga leyéndole para ver hasta dónde llegan sus conclusiones sobre lo que tiene que ser un guionista/escritor en el siglo XXI.

Respecto a sentirte saturado, me sucede cuando veo abiertas quince de mis historias que considero tienen posibilidades y me impera la necesidad de terminarlas todas al mismo tiempo mientras nuevas ideas luchan en mi cabeza por ser escritas. Creo que hay que ser disciplinado y volcarse en cada cosa dedicándole todo el esfuerzo sin que lo que dejamos para otro momento nos reste concentración porque, como bien dices, de otra forma termina uno por no hacer nada. Desde ayer mismo he comenzado a establecerme una rutina lo más estricta posible que elimina casi por completo internet y la televisión. Se necesita mucha concentración para esto. Hay que aprovechar los periodos creativos y sacarle todo el jugo. Luego, en las correcciones, uno puede relajarse y tener la cabeza metida en otras cosas pero, por lo menos para mí, es imposible estar pendiente de todo y escribir algo decente. Así que es muy probable que durante unas semanas esté como ausente. Sin embargo, antes quería escribirte esta carta. Volveré pronto y espero que con la noticia de haber sido finalista o, mucho mejor, de haber ganado o quedado segundo o tercero en algún premio.

En cuanto al tema de tu novela yo ya te dije que pensaba que era la historia de una huída, lo cual resultaba de mi forma de ver la reacción de tu personaje según mi propia personalidad, es decir, algo completamente subjetivo. Pero sí, el amor está presente en la mayor parte de las historias y en la tuya no lo es menos. Ahora he releído un poco los correos electrónicos que nos escribimos y, desde luego, hablamos de muchas cosas. Quiero que sepas que no me detuve en ningún momento pensando que tal o cual comentario podría herirte en tu orgullo de escritor porque, por encima de todo, quería ser honesto contigo. Algunas cosas que te comenté a mí me habría fastidiado leerlas, y tú reaccionaste de muy buena manera, de una forma que dice mucho de la persona que eres. Además, comprendiste que mi pretensión era intentar hacer mejor tu novela desde mi punto de vista. Siempre te recalqué que era mi modo de ver las cosas y que no tenía que ser mejor que otras –o que la tuya propia, por supuesto.

Yo quería más de Alberto en el ámbito íntimo, quería que se enfrentara a su decisión, quería saber cómo unirías las dos historias de más peso (la de Lorena y Alberto), pero sobre todo qué pasaría cuando Alberto se viera obligado a mirar atrás y contemplar lo que había dejado. Y, como te dije, sigo pensando que la fuerza de tu novela reside en ese punto y que, en cierta manera, la presencia del resto de personajes diluían el conflicto.

Pero la escritura es algo muy personal y después de dos novelas te comprendo un poco más como escritor –o eso creo–. Los escritores no somos más que reflejo de lo que somos como personas, nuestro entorno, nuestro pasado, nuestro día a día, y para ti son importantes las montañas, los bosques, la naturaleza salvaje, la sensación de libertad, el viaje como búsqueda no tanto de uno mismo si no de otras vidas, de otras posibilidades. ¿Cómo podrías expresar mejor todas esas ideas? Creo que en tu siguiente proyecto deberías planteártelo y, estoy seguro, te sorprenderás de lo que puedes obtener. Independientemente de lo buena que haya sido tu última y recientísima novela, seguro que lo siguiente que escribas será mejor. Sólo uno, analizándose, puede llegar a comprender qué es lo que quiere contar cuando se pone a escribir y encontrar el género, los personajes y la historia en la que podamos darlo todo de nosotros mismos y reflejar nuestro modo de ver el mundo de la manera más precisa. A lo mejor me equivoco en mi apreciación. Yo todavía ando intentando comprender qué quiero escribir, pero empiezo a entender que más bien debería preguntarme que NO quiero escribir, porque me gusta experimentar, probar géneros y eso a veces me saca un poco de mis casillas. Lo que me anima a escribir es encontrar nuevos caminos y probarlos y, por supuesto, el relato corto me fascina y es donde me siento realmente cómodo.

Que yo haya sido el único en entender que determinados personajes interferían «demasiado en la trama principal» de tu novela no me hace pensar que me haya equivocado porque te expliqué los motivos. Y de nuevo entramos en el terreno de las apreciaciones particulares y, siendo prácticos, en el ámbito de lo puramente económico. Pero has tenido en cuenta a esos tres que hemos pensado que algunas cosas podían mejorarse. Tu solución ha sido creativa y transforma tu libro en una experiencia con añadidos muy interesantes.

Yo siempre te he hablado en mis cartas de la corrección como un proceso fundamental en mi modo de ver la escritura. Me resulta muchas veces complicado aislar la escritura de la corrección. Lo ideal es dejarse llevar primero y luego ser muy estricto con uno mismo. Yo a veces parece que escribo corrigiendo. Cuando eso me pasa avanzo muy lento, me detengo, vuelvo atrás, releo, tecleo otro poco, y no disfruto tanto. El resultado suele ser mucho mejor que cuando me dejo llevar, pero uno debe pasarlo bien haciendo estas cosas y también se nota, y mucho, cuando uno se lo ha pasado pipa. Claro que corregir es casi siempre un coñazo. Tiene su punto de masoquismo entretenido, pero sobre todo hay que pensar que en el proceso de corrección uno tiene que convertirse en un lector ideal despiadado. Cuando leemos nuestros propios escritos nos sentimos muy cómodos porque rememoramos momentos, porque es un espacio de confort ya conocido. Un escritor, en el proceso de corrección, debe entrar en su propio mundo con una apisonadora y una excavadora en cada mano y no dando un simple paseo. Por lo menos eso pienso. 🙂

Y, después, como bien dices, llegarán los lectores que buscarán el entretenimiento de forma pasiva y se acercarán a libros de todo tipo, según sus gustos, su edad, sus tránsitos emocionales y elegirán qué les apetece leer, pero, estoy seguro, algo bien hecho, siempre estará en su punto de mira.

Me alegro mucho también de que hayas tomado la opción de Create Space porque permitirá que tu libro esté al alcance de muchas personas. Yo espero tener uno pronto, así que resérvamelo. 🙂 Pero me gustaría que la entrega fuera personal también, tomándonos una cerveza, charlando de muchas cosas y, por supuesto, dedicado. Espero ir pronto a Badalona, aunque no sé si será antes o después. Planeaba ir en los próximos meses, aunque tal vez convenza a mis padres para que vengan aquí y vean el Caminito del Rey, que merece mucho la pena. Ya veremos qué pasa.

Antes de despedirme, quiero hacer una breve lista de lo que estoy leyendo ahora:

 Relatos policíacos, VV.AA. (selección de Manuel Yáñez, 2004)

Todo lo que sé sobre novela negra, P. D. James

Suspense, Patricia Highsmith

Pequeños cuentos misóginos, Patricia Highsmith

La experiencia de leer, C. S. Lewis

 Como ves me ha dado fuerte con los relatos policíacos y sigo con la teoría. ¡Un abrazo fuerte! Seguimos en contacto.

 Toni.-

Anuncios

4 comentarios en “Martes, 28 de abril de 2015, y el día en que “El jardín…” fue número uno

  1. A ver si se animan todos esos que han descargado ‘El jardín de Marta’ y te dejan comentarios, porque está claro que esa es la única forma efectiva de lograr visibilidad en Amazon. Yo a veces pienso que por qué a los lectores les cuesta tanto escribir un par de líneas, pero, claro, lo pienso desde mi punto de vista subjetivo de “padre de la criatura”, no desde el del lector para el que mi libro es sólo una cosa más de las mil que tiene en la cabeza.
    Creo que relativizar es muy necesario. Ya te he hablado de que, en mi opinión, la clave del “éxito” para un escritor independiente es no pensar en las ventas, ni en las críticas, ni en que tal o cual lector no me ha dejado un comentario o hace tiempo que no pasa por el blog… Toda esa presión extra es negativa para nuestro trabajo y lo más importante, desde luego, es escribir, y hacerlo lo mejor posible.
    La relación con los lectores es fundamental, está claro. Es el punto a favor más claro que tenemos respecto a los “consagrados”, así que hay que cuidarla, pero por eso mismo, no hay ni que agobiar ni que agobiarnos.
    Veo que ya me conoces bien, ¡jajaja! Es evidente que escribir es una manera de expresar lo que nos inquieta, lo que nos apasiona, lo que ansiamos. Y aunque creemos ficción, siempre hay algo de nosotros en lo que escribimos. Yo, por lo menos, defiendo que debe ser así. La falta de pasión y de honestidad son fatales para un escritor.
    Tengo bastante decidido que mi próxima novela va a ser (oh, casualidad) policíaca. Casi seguro que la va a protagonizar el inspector García. Pero por ahora no es más que una idea que casi ni he comenzado a perfilar. Ahora, como dices, es el momento de disfrutar del fruto del duro trabajo de un año largo. Aunque la promoción y las gestiones para distribuir el libro no son siempre divertidas, desde luego.
    En cuanto a la versión digital, no sé si voy a ser capaz de mantener el ambicioso planteamiento que me hice. Quizás acabe recortando los extras accesibles desde el ebook para ir incorporándolos poco a poco en el blog de Lorena. Eso me permitirá ir un poco más desahogado y poner antes la versión digital a disposición de los lectores que la están esperando.
    Por supuesto, cuenta con ese ejemplar dedicado. Ya me mantendrás informado acerca de tus planes de viaje. 😉
    ¡Un abrazo!

    1. Pues mira qué casualidad con el tema de tu siguiente proyecto y los libros que estoy leyendo. Y en menudos jardines te metes. La novela policíaca tiene su aquel, ¿eh? Aunque me parece que es un género que ciertamente te viene al pelo. Ya me contarás cómo avanza la cosa. Yo voy a probar a escribir unos cuantos relatos porque me interesa el género y sacarle jugo a sus posibilidades. Mira, puede interesarte, échale un vistazo: http://www.semananegra.org/2014/convocatorias-2014.html Y te recomiendo mucho los libros. ¡Un abrazo!

  2. Reblogueó esto en la recachay comentado:
    Toni Cifuentes responde a mi última carta, en la que explica su exitosa experiencia poniendo ‘El jardín de Marta’ en descarga gratuita en Amazon. Escribe sobre muchas otras cosas, como siempre en torno al proceso creativo y al trabajo de escritor. Probablemente, con esta carta cerremos el ciclo que iniciamos en junio del año pasado. Tenemos la idea de compilarlas todas en un ebook, en el que incluiremos también otros textos relacionados con nuestra visión del mundo literario y editorial. Iremos informando.

  3. Yo la tengo ya en mi lista de lecturas, el problema es que tengo varias acumuladas.
    Eso que dicen que hicieron, el ayudarse de esa forma, justo eso hago yo con una amiga escritora y he de decir que es una experiencia sumamente enriquecedora. Empezando porque, lo que para mí era imprescindible, ella lo tachó de un plumazo, y me di cuenta de que en realidad…. sí era tachable y todo eso. Vamos, que tener otros ojos, ojos que intentan ser objetivos, ayuda muchísimo.
    Una vez más enhorabuena por el libro y, apenas lo lea, te hago llegar mis comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s