Grecias, Grecia

Hoy el pobre griego tiene esperanzas. Esta vez, en Grecia ha ganado un partido que les ha dicho que hay una oportunidad de salir de la miseria. Los ricos tiemblan y, a decir verdad, no sé por qué.

3937028922_2c1f4da8f6_z

Fotografía de vicguinda (Flickr)

Hay dos Grecias, igual que hay dos mundos: en un lado, los pobres, muchísimos y en el otro, los ricos, unos cuantos. Y siempre he pensado que los ricos son de derechas y los pobres, de izquierdas. Y los ricos enarbolan la bandera de la libertad comercial, nos dicen que los estados no deben intervenir, que su esencia es ser deficitarios, que lo bueno es lo privado, que las cosas son así y que cualquier otra cosa es muy mala. Que es caca. Es normal: ellos viven muy bien tal y como están las cosas: por eso son ricos. Pero los pobres decimos que el Estado puede controlar un poco a los ricos para que no opriman a los pobres; que el Estado puede crear empresas con beneficios que se destinen a propósitos sociales y que, incluso, permita a un Estado ser autosuficiente. Ahora Grecia ha decidido construir un mundo mejor para los pobres.

Uno de los mayores miedos que tienen los ricos es que un país tenga recursos suficientes como para presionar y no ser presionado por los intereses comerciales. Por ejemplo, el desmantelamiento de la escuela pública, del sistema sanitario, la disminución del personal público, de los recursos para investigación, innovación y desarrollo en las universidades, tiene un fin: la destrucción del Estado (o, cuanto menos, su debilitamiento) y la transferencia del control completo, del poder, a las grandes empresas, a los grandes bancos, al mercado. En definitiva, al capitalismo más extremo, a esos ricos de quienes hablo.

Y cuando, por ejemplo, nos dice el barbas, nuestro Rajoy, que en 2016 va a bajar los impuestos a los españolitos de turno si le volvemos a votar, en realidad nos está diciendo que el Estado dejará de recibir ingresos con los cuales proteger a los pobres, porque, los ricos se las apañan muy bien, créanme. El objetivo es debilitar al Estado. Así que no aplaudamos con las orejas cuando un gobierno quiere hipnotizarnos con esa idea: seamos pobres, pero no tontos, por favor.

Hay dos Grecias igual que hay dos mundos: de un lado quienes poseen la tierra y, del otro, quienes la trabajan. Y el beneficio entre ambos es muy dispar. Aquí está la lucha, el origen de las guerras. Reducirlo de esta manera es llegar a la esencia de casi cualquier asunto en esto de la política. Y, esta vez, Grecia tiene un gobierno que está del lado de los pobres. O eso parece. Y luchará por ellos. O eso espero.

Yo deseo un mundo mejor en el que no haya tanta desigualdad. Y eso, en realidad, sólo requiere que los ricos lo sean un poquito menos. Que no tengan tanto miedo. No os va a pasar nada, ricos. Grecia ha sido valiente. Desea un mundo así, más justo. Por ello, ante patéticas portadas de La Razón, yo prefiero: “¡Grecias, Grecia!“. Ya puestos a forzar el juego de palabras… Ojalá seamos tan valientes como vosotros.

Recuerden: ricos y pobres, ricos y pobres, ricos y pobres. Si cuando vayan a votar lo tienen en la cabeza, a lo mejor no se equivocan.

Anuncios

11 comentarios en “Grecias, Grecia

  1. Pero q las palabras,e intenciones no se las lleve el viento, que el poder es muy traicionero, como estamos viendo à diario aqui y en todas partes, por los siglos de los siglos. Un abrazo Toni

  2. Hoy, estamos un poco más contentos. Una buena noticia, ¡al fin!
    Otro resultado habría sido una enorme desilusión.
    Las desigualdades sociales son antinaturales y, antes o después, estallan.
    No queda otra que poner un tope a las riquezas, pues los ricos son insaciables y carecen, por lo visto, de compasión. Necesitan una reinserción social, por su peligrosidad.
    Ya que andamos en debates económicos, es cosa matemática (no hay que ser Einstein ni ir a Harvard para atar cabos).
    Pobres, pero informados, ahí estamos.
    Salut !

    1. Estoy completamente de acuerdo contigo. Y ahora veremos si el hecho de que un partido de izquierdas de verdad gobierne un país es algo tan alocado. Por lo pronto, que si baja la prima de riesgo, que si la bolsa se mantiene… Es decir, todo sigue más o menos bien… O, mejor, habría que decir muy mal para la mayoría de los griegos. Sí, ahora empieza el camino más difícil. Pero seguro que, entre todos, logramos transformar esta Europa. ¡Un abrazo!

  3. Pena de mayoría absoluta. Lo que falta lo pone un socio muy distinto en cuanto a sensibilidad social. Esto solo un oasis, y por eso tiene tanto valor, tanto como una ilusión que recibe una palmadita en la espalda, pero los ricos siempre ganarán la partida. “El hombre que hace su fortuna en un año debería ser ahorcado 365 días antes”. Eso no ocurre ni ocurrirá. Todo es llevado al discurso económico y una persona pobre (de dinero) puede ser rica en otros valores, justo los que rechaza la sociedad opulenta y ámbiciosa sin límites ni fronteras morales.

  4. Ojalá Tsipras y su gobierno sea lo suficientemente astuto como para llevar adelante su programa social sorteando todas las trampas que le van a poner el camino, que van a ser muchas. El miedo de los ricos no es que Grecia se apañe con un gobierno de izquierdas, sino que a otros pueblos se les ocurra la “insensatez” de seguir el ejemplo.
    A nuestro favor tenemos que el discurso del miedo ya no cala; lo han agotado. Ahora hay que esperar que los partidos de izquierdas (aunque Podemos, incomprensiblemente a mi parecer, se resista a definirse ideológicamente) sean lo suficientemente inteligentes y generosos como para ponerse de acuerdo. Por supuesto, ahí no incluyo al PE (antiguo PSOE).
    Un abrazo.

    1. Lo de Podemos a veces me chirría un poco. Sigo esperando que, para que salgan los mismos de siempre, sean ellos los que se alcen con el poder. La izquierda de IU está todavía arrancando, intentando deshacerse de la caspa y viendo como otros le han adelantado por todos lados en un año y se postulan para gobernar cuando ellos no han podido desde que se instauró la democracia. Es un poco triste, pero a veces siento que Pablo es un poco idiota y que esa cantinela de que “no somos de izquierdas pero sí” es la misma mierda de siempre, rasgo común en los políticos, para marear la perdiz. Lo dicho: que Grecia no se ha hundido y que Europa entera puede ser de izquierdas y seguro que se convierte en algo mucho mejor para todos. A ver si es verdad. Y si tiene que ser con Podemos, pues aceptaremos pulpo… ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s