Dar de baja un libro autopublicado en “Casa del libro”

El 12 de enero decidí dar de baja mi libro El jardín de Marta de la página web Casadellibro.com. El libro llevaba colgado un año sin que hubiese vendido un solo ejemplar. La culpa no es de ellos, por supuesto. Si acaso puede atribuirse a varios factores como la ausencia de promoción, el desinterés de los lectores e, incluso, la falta de calidad del producto.

Proceder a la baja de mi libro fue muy fácil. Solamente tuve que ingresar en mi cuenta, después en “Mi perfil” y pinchar en la pestaña “Mis libros publicados”. Entre las opciones existe la de “Eliminar el libro” (o algo así: no lo recuerdo y ya no me aparece). Lo hice. Todo correcto. Pero entonces, realizando una búsqueda en su propia página, observé que seguía estando El jardín de Marta como producto a la venta, así que, aun pensando que posiblemente se actualizaría de un día para otro el catálogo y que debía esperar un poco, envié un correo electrónico realizando la siguiente consulta para ganar tiempo:

Buenos días: Acabo de dar de baja un libro autopublicado en su plataforma del que soy autor y veo que continúa como un producto a la venta. Este es el enlace: http://www.casadellibro.com/ebook-el-jardin-de-marta-ebook/9788461682515/2256534 Muchas gr

Os daréis cuenta que me fue imposible terminar la frase. Las consultas permiten un máximo de 250 caracteres, incluyendo espacios. No es que sea algo muy práctico, pero bueno… Es como si, en Atención al cliente de un centro comercial, nos plantáramos con un recibo y una plancha y nos encontráramos con la siguiente escena:

Señor: ¡Hola, buenos días!

Atención al cliente: Hola. ¿Qué desea?

S.: Mire, le traigo esta plancha…

A.c.: ¿Qué ocurre?

S.: Pues mire, resulta que la compré para un amigo, que siempre va con las camisas hechas un desastre, y resulta que, al enchufarla en la corriente, empezó a hacer unos ruidos raros, entonces vimos una luz que…

A.c.: (levantando una mano): Lo siento, se ha terminado su consulta.

S.: ¿Qué…? ¿Por qué?

A.c.: Señor, le ruego que no hable. Ya ha cubierto sus 250 caracteres.

S.: Pero, ¿qué dice…?

A.c.: Ah, ah… Señor, no me haga llamar a seguridad.

S.: Intento decirles que estas planchas son…

A.c.: ¡Señor! Le aseguro que me encantaría poder resolver su duda, y lo voy a intentar, pero deje de hablar.

S.: Pero si no le he explicado ni la mitad. Eran hombrecillos con tentáculos y…

A.c.: Estoy siendo muy educado, ¿vale? Déjeme que…

S.: ¡Devoraron a mi amigo!

A.c.: Por favor, serénese. ¿Ha visto ese cartel? Mire ese cartel, por favor. Léalo atentamente. Pone que las consultas deben ocupar 250 caracteres.

S.: Eso es una tontería, además…

A.c.: Son normas de la empresa, señor.

S.: ¡Además, no lo había visto, joder! ¡No lo había visto!

Etc…

Ridículo, ¿verdad?

Pues bien, decidí dejar la frase en el aire, con ese “Muchas gr”: estaba claro que quería darles las gracias. Al día siguiente, el 13 de enero, volví a comprobar que el libro seguía estando disponible en su página web. No es que me corriera prisa, pero como se me indicaba que mi respuesta sería atendida en un plazo de 24 horas, las cuales habían pasado, decidí volver a enviarles otro mensaje:

Soy el autor de un libro autopublicado bajo el título de “El jardín de Marta”. Procedí a su baja pero sigue como producto: http://www.casadellibro.com/ebook-el-jardin-de-marta-ebook/9788461682515/2256534 Solicito, por favor, su baja completa. Gracias

Esta vez me las arreglé para que cupiera toda la consulta, aunque no pude terminar con un punto. Y esperé a que tramitaran las consultas, lo cual sucedió el mismo día, alrededor de las doce. Me llegó un mensaje al correo, y en la misma plataforma tenía las dos respuestas a mis dos preguntas. La última era así:

Respuesta

Hemos pasado su consulta al departamento de autopublicación; en breve se pondrán en contacto con usted y resolverán su incidencia.

Y yo, como soy persona educada, respondí:

Pregunta

Muchas gracias. Quedo a la espera. Un saludo.

 Y hoy, día 15, puedo decir que, nada más que 3 días después de haber solicitado la baja de mi libro, a pesar de que no he recibido ningún correo al respecto, efectivamente, mi libro ha sido dado de baja. Tengo que darle las gracias, por tanto, a quienes se han hecho cargo de la solicitud porque, aunque hacer bien cualquier trabajo debería ser obligación de todos, esto no siempre sucede. Por lo tanto, estoy muy satisfecho con el servicio. 🙂

Anuncios

14 comentarios en “Dar de baja un libro autopublicado en “Casa del libro”

    1. ¿Pues te puede creer que con esta tontería saqué como para un teatrillo? En fin, lo próximo será contar cómo me ha ido el tema de Create Space. Aunque todavía no sé muy bien cómo funciona, un pedido de unos 10 libros con el formato estándar más pequeño y cien páginas, sale sobre unos 2’5 euros por libro. Pero tengo que seguir mirándolo. Ya informaré con más detalle. ¡Un abrazo!

      1. Sí, también tengo muy en cuenta Printcolorweb. Aunque Amazon no tiene mínimos de impresión y sale muy bien. Pero tengo que hacer un estudio profundo del tema. Ya contaré.

      2. En Amazon, gastos de envío incluídos, 15 libros me salen por 4 euros aprox. y en Printcolor por 2’5 euros más, alrededor de los 6’5. Ya he visto que tampoco hay mínimo.

  1. Muy bueno, Toni y anda que con lo de la plancha…eres genial, vaya historieta tronchante que te has sacado . Bueno, y vas a subir tu libro a algun sitio para que pòdamos leerlo, me refiero a El Jardín de Marta. Ya dirás.

    1. Pues muy probablemente la semana que viene lo promocionaré de forma gratuita en Amazon, así que espero cientos de miles de descargas… 🙂 Y me estoy planteando seriamente publicar lo que ocurrió con la plancha. ¡Un abrazo!

  2. Ya sé que venías a hablar de la Casa del libro y la baja de tu libro, pero es que la escena de la plancha ha sido genial y se ha llevado todo el protagonismo.
    Te deseo mucha suerte en los futuros proyectos, porque la calidad de la obra lo merece.
    ¡Saludos!

    1. ¡Hola, Jordi! Cuando buscas en Google una editorial y uno de los enlaces que te aparece es “Tarifas”, mal andamos, sinceramente. Para pagar a una editorial, por ejemplo, 425 euros por un libro de 150 páginas con una tirada de 50 ejemplares, para eso me busco una imprenta, que, estoy seguro lo hace por una cuarta parte, como bien sabe el amigo escritor Benjamín Recacha, y tienes el control absoluto de tu obra. No sé cómo funciona Círculo Rojo, las condiciones, el compromiso de la editorial con el autor, etc. Pero, la verdad, hace tiempo que tengo asumido que, puestos a ser escritores independientes, seámoslo al cien por cien, aunque eso requiera de unos mayores conocimientos y trabajo para el autor. Estos días estoy probando Create Space, de Amazon. Contaré mi experiencia, pero parece muy competitivo en tarifas. Claro que, estoy seguro, encontrarás a personas que te hablen de una buena experiencia en el ámbito de la coedición. En esas decisiones la cuestión monetaria también cuenta, y mucho, para el autor independiente. Muchas gracias por pasarte y comentar. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s