Alumno de la Escuela de TV

Ayer comencé en La Térmica un curso de guion y producción de TV dirigido nada menos que por Manuel Gutiérrez Aragón y por Virginia Yagüe, guionista de series, de Tv-movies y de películas, además de docente en la Escuela de Cine de la Comunidad de Madrid, la Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV) de San Antonio de los Baños (Cuba), la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la Universidad Carlos III, y escritora de dos novelas: “El marqués” y “La princesa del pacífico”. De Manuel Gutiérrez no pongo la lista porque resulta muy larga y porque es de obligado conocimiento. Aunque un servidor tenga que avergonzarse por no haber visto ni leído casi nada de él, estoy poniendo remedio con su última novela.

Ayer comenzó este curso que pretende enseñar a un grupo de unas 14 personas (entre las que me incluyo) cómo se escribe y vende una serie de televisión. Leímos algunas propuestas de sinopsis fílmicas que serán la base para esa posible serie de la que tendremos que desarrollar la Biblia o dossier de producción y escribir un capítulo de 50 minutos con idea de que tenga continuidad.

En esas estamos. El curso durará unos cuantos meses y tendrá invitados del mundo de la tele que nos contarán en primera persona qué se cuece detrás y alrededor de la pantalla y, probablemente, dentro de los despachos y pasillos de las productoras.

Me alegra mucho haber entrado en este curso y, seguro, voy a disfrutar enormemente la experiencia. Desde luego, por lo pronto, tenemos profesores de excepción.

Mi sinopsis fílmica era un resumen de “El jardín de Marta”. Nunca pensé que esta historia me serviría como carta de presentación para entrar en esta Escuela de TV de reciente estreno en Málaga, que la leería y sería juzgada por otros compañeros como posible candidata para un guion televisivo. No fue concebida para nada de esto y dudo que tenga posibilidades, pero no es algo que me preocupe en lo más mínimo. Lo importante será desarrollar alguna de las sinopsis que sí tengan potencial, hacerla propia y trabajar en ella para extraer todo el jugo.

Hacía muchos años que no me veía inmerso en un proyecto conjunto pensando en series de televisión para entretenerme. Quedan muy lejos los tiempos en que jugaba a idear guiones con amigos del instituto (Raúl y Gustavo), en que mi cabeza bullía de forma descontrolada originando diálogos apasionados frente a un café. El novelista trabaja solo y termina acomodándose en ese rinconcito en que nadie le molesta para bien y para mal. Retomar el discurso con otros escritores será una experiencia muy buena. Y, además, tenía ganas de retomar la escritura de guiones, que abandoné hace tantísimos años, con intentos de llamar la atención con cosas para Camera Café o para Plutón BRB Nero (aquí Álex de la Iglesia llegó a escribir en su blog que no leía lo que le había enviado “porque sus abogados se lo tenían prohibido”).

Mucho más lejos queda un almuerzo con un productor y un cámara en que Gustavo y un servidor llegamos a desarrollar la base de un programa televisivo llamado “La tercera onda” que se intentó vender a Antena 3 (o esos nos dijeron). Y mucho más lejos todavía, alguna que otra charla telefónica con José Corbacho cuando hace catorce años planeaba un programa que llevaría por nombre “La última noche que pasé contigo” y en la que me convertí en “guionista francotirador” de palabra pero no de hecho.

Todo ha cambiado y no me preocupa ya tanto ganarme la vida en la tele como ganarme la vida en general y, si puede ser y mucho mejor, escribiendo.

Probablemente esta Escuela de TV será algo más que añadir al CV de un servidor, algo de lo que voy a sacar sin lugar a dudas una experiencia enorme e inolvidable. No hay que pensar en otra cosa más; ya es mucho con esto.

Anuncios

6 comentarios en “Alumno de la Escuela de TV

    1. ¡Muchas gracias, Benjamín! Tener de profesores a Manuel y a Virginia no es poca cosa, desde luego, y bien merece el esfuerzo de conducir 40 minutos hasta Málaga. ¡Un abrazo!

    1. ¡Muchas gracias! La verdad es que lo del curso estaba pendiente. No tenía ni idea de que me iban a coger. Tal vez saquemos a la luz alguna serie de éxito y hablemos en el futuro de ella… ¿Quién sabe? 😛 ¡Un abrazo!

  1. ¡Qué curioso! Al salir del instituto, intenté meterme en Comunicación Audiovisual, porque quería ser guionista. La nota de selectividad me llevó por otros derroteros y la verdad es que nunca he llegado a hacer nada en esa dirección. Por lo que leo, tú ya has tenido varios acercamientos, y este curso que inicias me parece apasionante. Cuando me he imaginado “El jardín de Marta” en imágenes, la he visionado a lo Pixar. Sería una animación muy interesante. Ya nos irás contando qué sale de todo esto. ¡Disfrútalo muchísimo!

    1. Ayer tuve una experiencia rara porque al leer la sinopsis de Marta nadie comentó nada, a parte de algunas peticiones amables de lectura de mi libro. Me gustó que Manuel Gutiérrez Aragón dijera que si veía alguna vez en algún canal una historia como la mía volvería a creer en la televisión. Desde luego no se planteó como una posibilidad real de serie y nadie la concibió como tal. Ya tenemos a dos candidatos más o menos definidos y tengo muchas ganas de trabajar con mi grupo para sacarle todo el jugo al proyecto. Jamás pensé que recalaría en un curso así cuando es cierto que yo también tuve un interés importante en la televisión y el guion en el pasado, cosa que es muy diferente al trabajo del escritor de narrativa. Ya contaré, sí. El curso es largo y seguro que será muy provechoso. Todo lo que aprenda y crea que puede ser útil, no dudes de que lo compartiré con vosotros. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s