Jueves, 23 de octubre

¡Hola, Benjamín!

Esta mañana he leído la noticia de que la editorial Liga finalmente no traducirá tu novela. Espero que esto no haya mermado tu ánimo. Ya te dije en los comentarios a tu carta de la semana pasada que me alegraba mucho de que te hubieras quitado presión de encima. La labor del escritor independiente es complicada; hay muchas cosas que hacer, mucho esfuerzo a cambio de muy poco o nada, más allá de la satisfacción del contacto diario con los que te leen y apoyan, que es mucho pero no da de comer. Así se empieza y, en la mayor parte de las ocasiones, así se termina. Si tienes un trabajo entre manos que te permite llevar dinero a casa y despejar la cabeza, sentarte a escribir debe ser más que nunca una tarea gratificante para ti. Siempre he pensado que escribir el final de una buena novela es el principio para comenzar con la siguiente. Si eso es así para cualquier escritor que edita con una gran editorial, para un escritor indie lo es mucho más. Y por si fuera poco hay que dedicarse, además de a corregir y a maquetar, a promocionarse, mantener el contacto con los lectores, etc. Lo sabes mucho mejor que nadie.

287436815_2946bc13f1_z

Foto de Emily Hoyer (Flickr)

No sé si entregar un 90 por ciento del precio final de la obra a alguna editorial merece la pena por olvidar la labor ingrata de la autopublicación. Pero haciendo precisamente números cada vez veo más inútil el camino de las editoriales; aunque siga siendo difícil no pensar en otra posibilidad. Sin embargo, la hay, y cada vez está cobrando mayores proporciones esta revolución autoeditora. En ese océano de escritores indies las editoriales a veces bucean en busca de algo interesante, pero llegan tarde en la mayor parte de las ocasiones, porque el pececillo de ese océano se ha hecho muchas veces grande y se alimenta solo mucho mejor que en la cesta repleta de peces de cualquier editor.

Llegar a lo más alto como escritor de la mano de alguna editorial importante supongo que conlleva algunos privilegios, pero si ya es difícil pensar que uno puede interesar a una editorial normalita mucho más lo es desvariar sobre convertirse en su escritor estrella. Tu actitud es la más sensata, la más realista, la que precisamente te puede llevar a esa conclusión de que “en este momento estoy más seguro que nunca de que me voy a ganar la vida escribiendo”. Y eso es así porque has tomado definitivamente las riendas. El rasgo mayor y más definitorio de un independiente es, precisamente, ser independiente 🙂 . Tener el control en todos los ámbitos de tu trabajo y la libertad de hacer lo que te apetece, como mejor crees y como mejor sabes. Tener en la cabeza la posibilidad y la presión de que alguna editorial publique lo que escribes es un lastre. Lo es para todos los que deciden desarrollarse artísticamente y comienzan a pensar más en el público que en el hecho de que el primer paso es disfrutar y olvidarse de todo lo demás. Es lo que pienso.

Los lectores llegan tarde o temprano si uno es sincero, hace las cosas bien y se es perseverante. Tú ya tienes a muchos lectores que siguen tus progresos y esperan con muchas ganas lo próximo que publiques. No debe preocuparte lo que venga porque vendrá por sí solo. Parezco tu psicólogo de cabecera, colega. Mejor me pongo a hablar de otras cosas y me dejo de psicología de todo a cien…

Respecto a qué se puede hacer para unir fuerzas, la clave está en ese apoyo de la comunidad. Si algún escritor ha conseguido asomar la cabeza un poco más que el resto ha sido por tener un producto muy bueno que ha convencido tanto que esos mismos lectores han recomendado y publicitado la obra hasta llamar la atención de algún editor. Pero como te decía antes, si alguien consigue así el éxito y saca mucho más dinero siendo independiente, ¿para qué necesita a una editorial a la que darle el trabajo hecho? Entiendo que es una cuestión de prestigio, pero a estas alturas ni siquiera estoy seguro de si esto es cierto. Tenemos que seguir hablando de estas cosas en futuras cartas.

De mis novelas pasadas he de decirte que hace bien poco sufrieron una rápida revisión. Decidí que debían continuar cogiendo polvo. Y lo seguirán haciendo durante muuuuucho tiempo. Probablemente la tierra dejará de girar y explotará antes de que yo publique esas novelas. En algún lugar del espacio profundo a un ser gelatinoso llamado Kevin-11888 le caerán entre las antenas un puñado de borradores de novelas con mi nombre en la portada. Después de un vistazo superficial (tomando como base la certeza absoluta de que ese extraterrestre gelatinoso entenderá el castellano como suele ocurrir en las pelis americanas en el caso del inglés), arrancará varias páginas y, cuidadosamente, se limpiará con ellas su translúcido culo.

Fuentetaja, una escuela de escritores y también editorial de manuales de escritura (voy a llamarlo de esta manera porque me parecen que reflejan lo que yo opino de estos libros y lo que muchas veces aparece en la propia portada de los mismos), como te decía, Fuentetaja abrió un pequeño concurso para que escritores noveles colgaran en la página de su Club de Escritura las primeras páginas de alguna novela olvidada en el cajón. Los lectores valorarían ese principio y una posterior selección permitiría a un jurado analizar las más votadas. Me pareció interesante, tanto por el hecho de que otros juzgaran alguna de mis primeras novelas como por que yo pudiera leer otras cosas y aportar mi granito de arena, como hice en su día en Entreescritores. A pesar de todo el trabajo que eso pudiera darme (porque me tomo muy en serio estas cosas), decidí echar un vistazo a lo que tenía. Y, bueno, el tiempo ha pasado -con la más reciente hasta siete años- y son muchos. Ha cambiado demasiado mi forma de escribir y me he dado cuenta de lo que no llegaba a entender en su momento cuando las terminé: no son buenas; por lo menos en lo que se refiere a las más largas, puesto que el mínimo para poder participar eran 160 páginas. Las otras, las más cortas, no las releí, pero no creo que opine distinto. De todas formas estoy madurando como escritor de relatos y, aunque he dicho más de una vez que quiero empezar algo de mayor extensión, esperaré a que eso surja por apetencia verdadera y convencimiento de que necesito ponerme con algo así y no porque eso tal vez me abra alguna puerta. Si he de ser nada más que un escritor de relatos, lo seré. Y ya me parece una labor bien costosa como para diversificar esfuerzos. Así que esas novelas se quedan mejor donde están.

Para salvar alguna hubiera tenido que dedicar muchísimas horas y probablemente su extensión final habría sido inferior a la cantidad de páginas que solicitaban. En el caso de El enterrador… habría eliminado como mínimo un 30 por ciento de todo lo escrito.

Para terminar, yo también quiero dar una nota positiva a mis progresos. He encontrado a Edgar Keret, autor que ya mencioné en alguna entrada anterior. Leyéndole, estoy comenzando a plantearme la escritura como ese modo de disfrute por el que yo siempre me he sentado durante horas frente al ordenador. Sé que debería ser siempre así, pero desde hace un tiempo me he forzado en escribir de otra manera, he analizado mucho mi estilo, he buscado nuevos referentes, tanteado géneros, precisamente para ver si lograba ganar algún concurso y llamar la atención. Pero lo que debo hacer es dejar salir al escritor que llevo dentro y que comenzó escribiendo a veces cosas surrealistas y cargadas de humor negro por puro entretenimiento. Siempre he dicho que yo escribo para pasármelo bien y, por supuesto, mi pretensión es que quien me lea también se lo pase bien. No quiero pensar en despertar ideas, en hacer reflexionar, teniendo en la cabeza las técnicas y demás cosas que he ido asimilando; solamente quiero pasármelo bien. A ver qué sale. Espero que no todo sean mierdas.

harold

Hay muchas cosas sobre las que seguir hablando y espero con interés tu opinión sobre qué te parecen los “manuales” que te envié, siempre y cuando te apetezca leerlos, claro. Yo sigo leyéndolos pero cada vez tengo menos ganas de hablar sobre ellos. Aunque estoy ahora con Harold Bloom y su canon occidental… Ya hablamos en su día sobre lo que gusta o no gusta, lo que es buena o mala literatura y demás. Pues Harold lo tiene bien claro. Hay que saber mucho o tenerlos bien gordos (o ambas cosas a la vez) para sacar una lista de qué es lo mejor que se ha escrito nunca en el mundo occidental. Aunque parezca mentira, soy de los que piensa que no se equivoca mucho con algunas de sus selecciones. Pero, claro, yo no lo he leído todo como Bloom y no puedo ser tan categórico. Además, tampoco tengo prestigio ni credibilidad.

Leyendo a un autor que analiza la teoría de Bloom, me estoy llevando muchas sorpresas que me gustaría analizar, si tengo tiempo y ganas, en futuros artículos o en alguna futura carta.

Lo dicho, espero que lo de la editorial Liga no te haya desanimado. Seguro que habrá más oportunidades.

¡Un abrazo!

Toni.-

Anuncios

12 comentarios en “Jueves, 23 de octubre

  1. “Lo que debo hacer es dejar salir al escritor que llevo dentro y que comenzó escribiendo a veces cosas surrealistas y cargadas de humor negro por puro entretenimiento”. Me gusta leer esto. Recuerdo que cuando era un mocoso de 9 o 10 años escribía unos relatos para el cole que eran la monda. Bueno, al menos yo me mondaba escribiéndolos, y la verdad es que a los profes y a mis compañeros les gustaban (ahora estoy pensando que el próximo día que vaya a casa de mis padres intentaré recuperar algunos). Me lo pasaba muy bien escribiendo, inventando historias, y estoy seguro de que esa fue la semilla necesaria para que ahora disfrute escribiendo novelas.
    ¿Existe otra forma de escribir que no sea dejar salir al escritor que llevas dentro? Por supuesto que sí, pero no creo que a la larga valga la pena. Yo siempre he pensado que se nota mucho cuando estoy leyendo algo que no es auténtico, que no lleva la huella de quien lo ha escrito. Podemos intentar imitar a otros, escribir lo que se supone que puede ser útil para “triunfar”. Si uno domina las letras no le será difícil dar el pego, pero aun así no logrará nunca nada tan auténtico como si escribiera lo que realmente le apetece.
    No voy a insistir en lo de leer tus obras pasadas. La imagen del ser gelatinoso dando uso a sus páginas es lo suficientemente gráfica como para dejar el tema, jajaja.
    No estoy desanimado. En realidad no tenía demasiadas esperanzas depositadas en el contrato con Liga. La novela, de hecho, ya está traducida, pero no la van a comercializar porque, lamentablemente, el negocio no les está yendo nada bien. En principio sólo iba a salir en formato digital, y si las ventas de ebooks en Brasil funcionan más o menos como en España es evidente que no iba a ganar mucho dinero. Pero no negaré que ha sido una pequeña decepción. A qué escritor no le hace ilusión ver su obra traducida, aunque sólo sea para incluirlo en el currículum.
    Bueno, lo dejo aquí por ahora y en unos días me pongo con una nueva carta.
    ¡Un abrazo!

    1. Tienes toda la razón. Pero cuando uno se pone todos los días suele automatizar según qué cosas y se pierde algo de pasión. Llevo un año entero sin parar y quizá me estoy cansando un poco o, tal vez, necesito indagar en esa búsqueda; o, a lo mejor, relajarme escribiendo esas cosas entretenidas que te comento. Me sigue costando quitarme de la cabeza que estaría muy bien ganar algún premio, pero si eso baja la calidad o el interés que tengo por escribir, tengo que esforzarme más por abstraerme de ese objetivo. Hoy mismo, esta mañana, me han llamado para participar en un taller de guión que tal vez consiga sacarme un poco de esta dinámica. Cuando trabajaba pasaba muchas horas escribiendo también y cuando no me apetecía lo dejaba para otro rato porque, sencillamente, ya había estado trabajando y llevado las perrillas a casa. Ahora mi trabajo es escribir nada más y se hace un poco más complicado todo. También tengo rachas y rachas. A propósito de lo de imitar, creo que entra dentro de la búsqueda de todo autor. Tenemos referentes y no está nada mal intentar hacerlo como ellos. Esto de escribir es una indagación complicada y si otros ya han recorrido el camino, tampoco se trata de copiarlos descaradamente, pero me estoy dando cuenta de que sí se pueden estudiar con tranquilidad y desentrañar qué les hace especiales. En fin, que el debate se alarga. Lo proseguiremos en la siguiente carta. ¡Un abrazo!

  2. Reblogueó esto en la recachay comentado:
    Toni Cifuentes responde a mi última carta a un escritor. Me dice cosas muy agradables de leer. Se nota que me tiene aprecio, el mismo que yo siento por él. Es un tipo muy majo, y un gran escritor. Os dejo con sus reflexiones, siempre interesantes.

    1. No te preocupes. Yo suelo mosquearme bastante con el teclado de mi móvil que, no sé por qué, últimamente no me escribe con acentos. Es uno de esos misterios insondables de la humanidad.

  3. Me gusta leerte esto!
    Benjamín estoy contigo sigue escribiendo lo que sale de dentro de ti te hace grande! y aunténtico, tienes un buen amigo por que veo es sincero contigo
    Saludos para los dos de cine
    Por cierto el pájaro es precioso! me ha impresionado.

    1. Muchas gracias por comentar isabelamor. Me alegra leer tu comentario. Desde luego la relación con Benjamín se alarga en el tiempo a pesar de la distancia y me alegra y gusta leer sus avances y opiniones sobre esta España llena de chorizos y caraduras. Tenemos objetivos comunes, pareceres y caracteres parecidos. ¡Un saludo!

      1. Muy cierto Toni vivimos en un país que la gente decente lo tienen muy difícil, aquí viven bien los chorizos y los señores de las tarjetitas los honrados que les den. Benjamín merece ayuda porqué vale y como veo tú también.
        Saludos y gracias por dejarme opinar, aunque entre sin llamar ejejejee

      2. Este rinconcito es tu casa. Puedes pasar sin llamar cuando quieras. Estaré encantado de recibirte. Y, sí, esta España tenemos que cambiarla entre todos. Por suerte seguimos teniendo una democracia y por mucho que unos quieran meternos el miedo en el cuerpo, vamos a darle la patada en el culo a unos cuantos, que espero que vayan directos a la cárcel. Vamos, ojalá sea así. Si no, a lo mejor me cambio de país… Un abrazo.

      3. Ejejejee ojalá vayan a la cárcel y eso vamos a darles la patada en el culo que ya está bien!!
        Gracias Toni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s