La tragedia paraliza la política

Los catorce muertos de una patera en el sur de Lampedusa de ayer y los cuarenta muertos de una patera en Trípoli el pasado domingo provocan la suspensión de los actos de campaña electoral a las europeas.

2321785258_fb89cee3b8

Lo de arriba podría ser cierto, pero no lo es.  Pero en nuestro país las muertes de compatriotas se toman en serio.

En realidad, no. Hubo personas que fueron obligadas a elegir la vía última ante la imposibilidad de seguir luchando. También fueron asesinadas y los culpables fueron muchos y tienen siglas. ¿Quieres saber quiénes son? Nadie paralizó ninguna campaña ni acto político por ello.

Lo que ha provocado la solidaridad y la decisión de paralizar unos actos de campaña ha sido la muerte de un político.

Y ahora, los ataques y comentarios crueles que pueda recibir al respecto ese político, no serán más que el resultado de lo que esa persona fue en vida e hizo en vida. Aunque sea un ser humano como los que murieron en Lampedusa y Trípoli. Y habrá comentarios crueles porque los políticos se han transformado ante nuestros ojos en poco menos que basura inmunda a pesar de todos sus esfuerzos por adoctrinarnos, por lavarnos el cerebro, por ser un voto manipulable en sus manos ciego y sordo. Nos gobierna una mafia inserta en todos los estamentos, en las grandes empresas, y la mafía a veces actúa sigilosa, mueve sus hilos y otras, simplemente, se deja llevar por la rabia. Y, a veces, mata.

Todo lo anterior demuestra que vivimos en un país que da miedo y repulsión. Cuando hablan de la Marca España, no sé de qué cojones hablan.

Supongo que viviríamos en un país mucho mejor, más digno, justo y más solidario si la supuesta noticia que he dado al principio de esta entrada hubiera sido cierta. Probablemente entonces lo segundo no hubiera sucedido nunca. Entonces, tal vez, nadie hubiera decidido asesinar a nadie por pura venganza.

Quiero enlazar además con el blog de Recacha, que ha escrito una entrada muy lúcida sobre las elecciones europeas.

Anuncios

6 comentarios en “La tragedia paraliza la política

  1. Gracias, compañero. Definitivamente hemos perdido el norte. El crimen de León es injustificable. Todos lo son, pero fue saberse la noticia e inundarse la red de mensajes cargados de bilis antes de conocerse detalle alguno. Todo el mundo daba por hecho que se trataba de la respuesta desesperada de una víctima de la crisis. Ya estaban los del PP frotándose las manos por tener una mártir que les salvara el culo en las elecciones. Claro, que ahora resulta que la cosa tiene pinta de venganza dentro de la familia pepera.
    Lo que menos se entiende es que es el PSOE el que pide paralizar los actos de campaña, incluso el debate de esta noche (que no iba a ver ni aunque me pagaran, por cierto).
    Tienes toda la razón: hay muertos de primera y de segunda categoría. Los inmigrantes de Lampedusa no son ni de tercera. ¿Si la muerta hubiera sido otra mujer a manos de uno de esos machos salvajes se habría paralizado la campaña?
    Amigo, este país está podrido. Lo único que les mueve es el rédito político.
    Un abrazo!

    1. Gracias a ti, Benjamín. Es que no nos damos cuenta de que somos iguales que los que han muerto en las costas de Lanpedusa y Trípoli, para bien y para mal. Para los políticos, banqueros y grandes empresarios valemos la misma mierda. Excepto cuando votamos porque se les ocurrió que así nos creeríamos más libres. Pero, eh, que si no votamos no pasa nada: ya lo harán quienes a ellos les interesa, como bien dices. Un abrazo!

  2. Y ahora tendremos que soportar el panegírico, que si era una política de raza, que si una mujer fuerte… En fin, lo de rigor cuando se muere alguien en este país: la muerte nos iguala a todos, pero aquí parece que el redondeo se hace siempre tirando para arriba cuando el que cae pertenece a la casta privilegiada.

  3. Por mí, como si los matan a todos. Quien roba a un ladrón… por antiestético que resulte. No puedo sentir la muerte, a pesar de lo violenta que haya resultado, de un engranaje del sistema opresivo.

    1. Los políticos han conseguido transformarse en seres ajenos y distantes a la propia ciudadanía de una manera muy preocupante. Y ese distanciamiento proviene en algunos casos de sus ancestros, muchos nobles y mierdas por el estilo, que han conseguido mantener sus privilegios y posicionarse para seguir explotando al pueblo. Espero que esto cambie pronto gracias a una revolución social verdadera. Desde luego, una muerte es una muerte y no quiero ser tan duro. Pero pensaré que, como creyentes que son algunos de ellos, terminarán en el lugar que les corresponde: en el cielo o en el infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s