Corregir: ¿cuándo parar?

Soy bastante puntilloso con las correcciones de mis textos, como no podría ser de otra manera. Creo que soy un masoca y me lo paso muy bien desbaratando mis escritos. Estoy seguro de que hay muchos escritores que consiguen un primer borrador muy pulido, pero no es mi caso y creo que por mucho que corrija en la fase de escritura y lectura siempre termino sacando algo más.

Hablé hace poco del concurso al cual me he presentado. Después de colgar las primeras páginas, corregí algunas cosas más y, hace cuatro días, decidí imprimirme el texto para hacer una última corrección. Se suponía que estaba terminado del todo.

corrección

Como podéis ver en la foto no fue poco lo que retoqué. Es más, fue mucho. Cuando trasladé las correcciones al ordenador, pude convencerme por primera vez de que el cuento estaba verdaderamente completo y perfecto para mí. En algún momento de mi “carrera” como “escritor” decidí que no debía imprimirme las páginas para terminar de pulir el texto y me equivoqué del todo. Creo que lo decidí por una cuestión ecológica. Lo he resuelto reciclando páginas. No me volverá a pasar.

Anuncios

8 comentarios en “Corregir: ¿cuándo parar?

  1. Jajaja! No tienes remedio… Me alegro de que hayas quedado por fin satisfecho. A ver si tienes suerte con el concurso.
    Cuando veo esas hojas llenas de correcciones me entra el sudor frío. Se me cae el mundo encima pensando en que tuviera que prácticamente rehacer algo que ya he dado por terminado. A ti te “encanta” corregir y yo, en cambio, lo aborrezco. Cada maestrillo…
    Ah, ya he empezado con Marta. Tiene buena pinta. 😉
    Un abrazo!

    1. Me alegro de que estés leyendo la novelita de Marta. Espero que te guste, pero sobre todo que me comentes qué te ha parecido. Las correcciones son mi obsesión. Pero qué le vamos a hacer. 🙂 ¡Un abrazo!

      1. La he acabado esta tarde. Me ha gustado mucho, es una fábula preciosa que tendrá su merecido post en la recacha. Te lo he dicho muchas veces, pero no me importa repetirlo, a ver si te lo crees tú mismo: escribes muy muy bien. Un abrazo!

      2. Muchas gracias. 🙂 La verdad es que esta novelita está gustando mucho. No me veo con muchas fuerzas de moverla debido a que es muy corta y al hecho de que siempre he querido ilustrarla. Me parece que sin ilustraciones está como incompleta, pero me alegro mucho de que te haya gustado. Fue una de esas historias en las que puse una gran ilusión y esfuerzo. Me terminé olvidando de ella y si no llega a ser por un amigo probablemente seguiría cogiendo polvo virtual. Disfruto mucho con la literatura fantástica juvenil, pero no consigo encontrar autores que me estimulen aparte de algunas joyas que son mi referente. Al principio, quería ser escritor de literatura juvenil fantástica y tengo unos cuantos proyectos de los que creo que podrían salir cosas interesantes. Poquito a poquito. El tiempo dirá. ¡Un abrazo!

    1. No puedo evitarlo. Creo haber recuperado el modo de hacer una corrección como dios manda: parece que no, pero tener las páginas en la mano te hace desconectar del modo escritor y pasar al modo lector más rápido. ¡Un abrazo!

  2. Me pasa lo mismo, jajaja y eso que no he comenzado la práctica de imprimir las hojas.. ¿¡Para qué me diste la idea!? Pobres árboles… Saludos!

    1. A mí me ha funcionado. Antes era mi forma de corregir mis textos y, al cambiar, creo que me equivoqué. Es una forma de distanciarte de tu trabajo y concentrarte mejor en la corrección.

      Compraremos folios reciclados y plantaremos muchos árboles para compensar. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s