¿Por qué un escritor decide pagar a una editorial por publicar su libro?

El fenómeno del “vanity publishing” es viejo. Se refiere a un tipo de editoriales que, ante la desesperación de muchos autores que veían que sus obras no interesaban a los grandes sellos, aparecieron con la intención de abrirles las puertas. Para recibir sus manuscritos, seducían al autor con la promesa de que sus libros se leerían y serían juzgados con honestidad. Por supuesto, si el negocio de estas editoriales residía en cobrar al autor, para ellas cualquier cosa valía. En consecuencia, le regalaban los oídos con lo bueno que era y la gran cantidad de libros que iba a vender sin que, en realidad, existiera un criterio mínimo y objetivo de calidad literaria. En muchos casos, realizaban contratos abusivos aprovechándose de la ignorancia y la ilusión de estos autores que terminaban viendo cómo sus expectativas de ventas no se cumplían y que, en el mejor de los casos, montones de libros con su nombre en la portada acumulaban polvo en un almacén. Las librerías hacían ascos a este tipo de libros por su, además, falta de corrección, mal diseño y mala maquetación.

El sueño de publicar de todo autor es una fuerza que hace la boca agua todavía hoy a muchas editoriales. Lo que acabo de escribir no forma parte del pasado. Rudyard Kipling, Mark Twain, Lewis Carroll, Virginia Wolf y muchos otros autores reconocidos que comenzaron autopublicándose estimulan a muchos nuevos autores a dar este paso.

La autopublicación permite el control completo del producto final y requiere de un gran esfuerzo por parte del autor.  Este es el camino que emprendieron los autores arriba mencionados. Esto es la verdadera autopublicación. El ‘vanity publishing’ es otra cosa.

Pero ¿por qué un escritor puede todavía hoy decidir pagar a una editorial por ver publicado su libro?

De nuevo, nos vemos ante el deseo del autor de tener visibilidad, de vender su obra y de hacerlo, además, con una calidad mínima. Este tipo de editoriales ahora tienen un nuevo gancho: los servicios de asesoría, corrección, diseño de portada y maquetación animan a los escritores que carecen de estos conocimientos a dar el paso. Pero, no nos engañemos, estamos ante lo mismo. Se ofrecen a leer el manuscrito, a realizar una valoración y a enviar un informe que, por supuesto, siempre será positivo. El negocio de estas editoriales, como en el pasado, no reside en la calidad que puedan introducir en el mercado, sino en un volumen importante de obras de autores ilusionados. Ahí reside su negocio y de ahí que nos encontremos ante un florecimiento inusual de ellas: hay muchos autores deseosos de triunfar y hay muchas editoriales ávidas de obtener dinero fácil.

Pero depender de estas editoriales y de sus servicios NO es autopublicación. En el momento en que un autor pone dinero sobre la mesa que escapa a su control absoluto, NO estamos hablando de autopublicación. Un autor que se autopublique DEBE ser capaz de controlar todos los procesos de su obra: escritura, corrección, maquetación, diseño, encuadernación, promoción y distribución.

6094609920_759b790e5d

En mi opinión, ningún autor debería hacer uso de editoriales engañosas que no van a ayudarle sino que buscan llenar sus arcas aprovechándose de su ilusión y olvidándose de él una vez realizado el pago y hecha su parte del trabajo.

Si la autopublicación en formato ebook no te satisface, hay imprentas que por precios módicos imprimen lotes de libros y los envían directamente a tu casa. Luego tienes por delante un trabajo ingente de distribución y promoción que consumirá la mayor parte de tu tiempo. Si no eres capaz de hacer esto, la vía del ebook es interesante. Si crees que es frustrante, entonces has comprendido qué es ser un autor autopublicado de verdad. Bienvenido. La vía “fácil” no te permitirá obtener mayores éxitos sino que será, todavía, más descorazonadora.

Un buen ejemplo de un buen trabajo de autopublicación podéis encontrarlo en el autor Benjamín Recacha.

Y si quieres conocer un poco más sobre la diferencia entre el “vanity publishing” y la autopublicación puedes leer artículos muy interesantes en los siguientes enlaces (en inglés):

http://www.vanitypublishing.info/

https://www.writersandartists.co.uk/writers/advice/255/self-publishing/considering-self-publishing/self-publishing-vs-vanity-publishing-confused

http://www.societyofauthors.org/vanity-publishing

 

Anuncios

8 comentarios en “¿Por qué un escritor decide pagar a una editorial por publicar su libro?

  1. Todo lo que explicas me suena de algo… Muy de acuerdo con tu reflexión. Todos tenemos un ego que alimentar, aunque sea con falsos halagos. Pero deberíamos ser lo suficientemente autocríticos para darnos cuenta de que no todo lo que tiene aspecto de libro es comercializable. Un abrazo!

    1. Estaba pensando en ti la mayor parte del tiempo que escribí esta entrada. Eres el único escritor que conozco personalmente que ha llevado la autopublicación a su sentido original y verdadero. 🙂 Creo que editaré la entrada y te pondré como ejemplo.

      También estoy contigo en que publicar algo que está incompleto perjudica tanto al escritor que decide colgar esa obra como al resto que intentan vender un producto bien acabo y con calidad. Si trasladáramos el boom de la escritura a un museo, sería muy complicado poder disfrutar de las obras de los maestros, pero aun así, las reconoceríamos. Lo complicado sería, por supuesto, apreciar entre todas esas obras a un nuevo pintor con calidad, sumergido entre cientos de miles de obras.

      Yo a veces pienso si no me precipito al publicar lo que hago. Cuando leo cosas como que tal escritor ha pasado dos, cinco, diez años en terminar su obra, me asusto. Aunque tampoco creo que sea para tanto. Supongo que hay un punto intermedio, ¿no?

      1. Desde luego que lo hay. Yo si tuviera que pasarme cinco años antes de publicar algo dimitiría. No hay una única fórmula, cada uno debe trabajar de la forma que se sienta más cómodo, y lo que funciona para un escritor para otro no necesariamente lo hará. Ya hablamos de ello el día que nos vimos. Mi opinión: no, no te precipitas. Eres demasiado autocrítico. Un abrazo!

  2. Interesante artículo, aunque aún me surgen mil dudas. El otro día estuve hablando sobre la diferencia de autopublicación y co-edición y, ahora, me pregunto si co-edición es lo mismo que vanity publishing.

    Saludos.

    1. Si una editorial pone dinero por una obra, en ese momento, su implicación es mayor. Si pone la totalidad, se supone que se implicará al máximo para recuperar el dinero invertido. Pero todo eso aparece en un contrato y por eso hay que leerlo bien. 🙂 ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s