¿Emprende?

Hoy me he levantado, he puesto la radio y he escuchado que España va mal, una vez más. No voy a hablar del paro, ni del drama que supone, ni de cómo se están cargando este país y a las personas que vivimos en él. Quería fijarme en el hecho de que, a todas horas, el gobierno de España habla de los emprendedores, de los que generan riqueza y trabajo. Hay que ayudarles y en eso están. O eso dicen. Creo que cuando hablan de quienes generan empleo me parece que se refieren a las grandes empresas, esas mismas que defraudan una barbaridad, que evaden impuestos, que exprimen a sus trabajadores y que se jactan de ganancias multimillonarias pocos días después de haber echado a un gran número de sus empleados a la calle. Supongo que a esos es a quienes quieren ayudar.

Porque esta mañana un comentarista especializado ha dicho en la radio que el 50 por ciento de los autónomos, de los emprendedores apenas puede subsistir. Y entonces, cuando a uno le llega este mensaje de que hay que ayudar a los emprendedores, no sé si es que se les ha olvidado, están en ello o ayudarles significa subirles los impuestos. Entonces vuelvo a la idea de que se refieren a las grandes empresas.

Cuando escribí El jardín de Marta en 2007 no creo que estos temas estuvieran tan a la orden del día. Cuando la releía para su posible publicación (en ese intento de emprendimiento personal) me sorprendí al darme cuenta de que las grandes empresas, el abuso de poder, la destrucción del entorno, la alienación del individuo y algunas ideas más estaban en el corazón de esta historia. Supongo que cuando la escribí tampoco el país andaba por buen camino. Pero por entonces estábamos mucho mejor, por lo menos, en lo concerniente a la economía. Fue la época del “¿por qué no te callas?” de nuestro campechano y simpático rey a Chávez, por aquel entonces sin muletas y con menos tornillos en el cuerpo, ágil cual gacela, tanto que hizo su primera visita a Ceuta y Melilla desde que subiera al trono; también de la triste vuelta de ETA y el inicio del juicio de los terribles atentados del 11-M; de la detención de Isabel Pantoja y de la venta de China a España de dos osos panda (entre otras cosas, claro). Pero España tenía una tasa de paro del 8’5%. Hoy, ya saben, estamos por encima del 26%. Pero algo debía ir mal para que yo escribiera esa historia.

El mundo, en realidad, no ha cambiado tanto. Sigue siendo igual de injusto, igual de opresivo para las minorías, igual de insolidario. Sigue habiendo guerras, fronteras, siguen muriendo niños, sigue habiendo hambre. El jardín de Marta, en realidad, no es tan triste. Me parece que lo escribí con un propósito de catarsis. Aunque tenía un trabajo que me procuraba un buen sueldo, quería cambiar y quería que el mundo fuera diferente. Sigo queriendo que el mundo sea diferente. Y en la mente de un pretendiente a escritor, cualquier cosa es posible. Ahora esta historia es más actual.

Desde hace unos días el libro posee ISBN y está a la venta en Casadellibro.com. Hoy, además, con un 5% de descuento. Espero que os guste y, por favor, me contéis vuestras sensaciones.

Portada el jardín

Anuncios

2 comentarios en “¿Emprende?

  1. Bueno, lo cierto es que tanto Amancio Ortega en Zara como Roig en Mercadona o Isidoro en El Corte Inglés (por poner tres ejemplos al azar) podrían muy bien estar pagando la misma cuota de autónomos que cualquiera de nosotros. Con lo cual, y visto de esa manera, sí que están ayudando bastante a los emprendedores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s