Técnicas de un escritor insistente pero inconstante

Puede parecer que en el titular me hago un lío, pero no es así: escribo muchísimo pero, normalmente, no suelo concentrarme en lo que estoy haciendo durante más de tres o cuatro días. No sé si el totum revolutum de ideas que me vienen constantemente a la cabeza es el culpable: quiero escribir todas las cosas a la vez y cuando tengo conformada una historia, en lugar de centrarme en sacarle todo el provecho, me aburro y pienso en la siguiente. Estoy controlando esto cada vez mejor. O eso creo.

Este tipo de entradas que escribo son las menos leídas. A muy pocos o a nadie le interesan. No puedo dar lecciones, ni quiero. Pero ya dije en su día que esto es también una especie de diario personal de mi evolución y hacía mucho tiempo que no escribía sobre pensamientos de este tipo. Así que aquí va mi tocho.

Hace unos días decidí tomar una libreta y apuntar las páginas que escribía por día. Me he puesto un mínimo de 5 páginas (en mi caso, por la configuración de mi plantilla, unas 1800 palabras). Sabía que esto es importante, pero nunca me lo había tomado en serio. Ahora lo estoy haciendo y creo que está dando resultado. O tal vez lo que ocurre es que estoy poniendo esto en práctica con una historia que me está gustando como pocas que he escrito. Y es una historia clásica.

Mil D comenzó siendo una idea para una novela corta infantil-juvenil, pero como el relato de “Recuerda: No pasar”, ha transmutado en algo diabólico, nunca mejor dicho. Quiero pasármelo bien con esta historia, escribir todo lo que pueda sin cansarme. Pero de cualquier forma, esa libretita y el objetivo de las 5 páginas diarias van a seguir estando ahí. No requiero de muchas horas para escribir todo eso. Sé que podría escribir unas 8 páginas diarias, pero tampoco quiero martirizarme. En un mes puedo alcanzar más del centenar y eso ya es algo a tener en cuenta.

El personaje de esta historia se llama Hyeronimus. He abandonado todo lo que tenía escrito tras la corrección de El jardín de Marta y me he encontrado de repente con esto entre manos. A ver qué sale. De momento, y después de dos días, tengo 16 páginas en la saca. El tiempo y mi insistente pero inconstante lucha dirán.

Anuncios

2 comentarios en “Técnicas de un escritor insistente pero inconstante

  1. Tras leer tu reflexión me pregunto: ¿planificas tu historia de principio a fin antes de ponerte a escribir o te dejas llevar? En mi anterior novela me dejé llevar y quedé bastante satisfecha, pero en la que tengo previsto escribir ahora, estoy en la fase de apuntar ideas para intentar tener claro todo antes de ponerme a ello. Me gustaría conocer tu método.

    1. Me gusta tener claro el final. Lo demás va surgiendo. Las historias que más me ha gustado escribir han sido aquellas que me han sorprendido a medida que las desarrollaba. Para mí es más efectivo y estimulante, pero hay otros escritores que prefieren tenerlo todo atado y bien atado. Yo prefiero tener una idea más o menos general de lo que quiero. Luego los diálogos, las descripciones fluyen. Hay historias más complejas que requieren de notas y tengo trabajos con una gran cantidad de anotaciones en un archivos aparte. Aunque siempre suelo tener una especie de archivo con el desarrollo de cada historia, creo que cada una te pide una cosa u otra. Como escribo cuentos relativamente cortos, al alcanzar la mitad de la narración ya me dirijo hacia el final, y por eso, como te digo, tener este punto claro para mí sí es vital. No sé si me he explicado bien. Ánimo con tu novela, por cierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s