Epílogo de «El jardín de Marta»

He reunido estas tres historias de distinta longitud porque tienen personajes comunes y las escribí para un público común, que también es protagonista: los niños en el último caso y, en el primero, la bruja, que aparece en todos ellos, algunas veces de forma metafórica (de mentira) y en otras de forma literal (de verdad). Pero no una bruja maléfica y de aspecto horrible, sino una bruja buena enlazada de manera ineludible con la naturaleza. Porque estas tres historias también hablan de la naturaleza y del respeto por ella. Los dos últimas fueron cuentos finalistas o incluso premiados en concursos literarios de mi ciudad o cerca de ella y la primera historia y más extensa, El jardín de Marta, la terminé de escribir para un concurso en abril del 2007. Ha pasado mucho tiempo desde entonces y nunca me había decidido ni a enviarla a editoriales ni a insistir con ella en otros concursos. Pero creo que ha llegado el momento de sacarla a la luz.

Recuerdo muy bien que cuando finalicé El jardín de Marta estaba seguro de haber hecho un gran trabajo, tanto que incluso creía poder ganar. He corregido algunas cosas y cambiado algunas otras y en todo momento he sentido la fuerza con que la redacté, el sentimiento que me empeñé en plasmar. Parece que la hubiera escrito con los ojos cerrados y, de eso estoy seguro, con las tripas y el corazón. No sé si soy un buen escritor de historias para niños, pero sí sé que me gustan mucho. MomoLa historia interminableEl principitoLa princesa prometidaAlicia en el país de las maravillas y su continuación Alicia a través del espejoEl mago de Oz o Las aventuras del barón Munchausen son libros que se encuentran entre mis novelas preferidas. Yo no he hecho más que intentar reflejar lo que siento cuando leo esas historias (que no es poco) y, estoy seguro, no me habré quedado ni a las puertas.

Tengo que agradecer, como siempre, a Encarni Mármol, mi pareja, las sugerencias y el trabajo que ha hecho de corrección. También a mi hermano, Daniel Cifuentes, por las letras de la portada. Les dedico a ellos este libro, y también a mis padres y a mis amigos. También quiero dar las gracias a todos los que, de alguna manera u otra, se han pasado por mi blog y a los compañeros blogueros que también están buscando su camino. Cuando uno no sabe si publicará de nuevo o no, suele dedicar a todo el mundo… por si no hay otra oportunidad más. En realidad, yo tengo mucho escrito y espero que pronto tenga ocasión de dedicar, por lo menos, una vez más.

Ojalá que el lector, tenga más o menos edad, haya disfrutado con estas tres historias tanto como yo he disfrutado escribiéndolas y disfruto cada segundo en que me pongo a escribir.

Hasta pronto.

Anuncios

7 comentarios en “Epílogo de «El jardín de Marta»

  1. Qué guay. Con ese prólogo del autor, citando a Momo y a La Historia Interminable, me has reconquistado. También estoy deseando leerlo y verlo. Enhorabuena a ti y a tu musa por renacer cuentos que seguro ya nacieron tan bonitos como el Jardín de Marta.

    PD: Tengo una prima que hace unas ilustraciones para super chulas. Si alguna vez quieres verlos busca la tortuga en De Vacaciones… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s