Un jueves de reflexión: los políticos

No soy periodista. Mi pareja, sí. Varios amigos lo son. Bastantes. Algunos son amigos a quienes tengo mucho afecto. Este comienzo es del tipo de: “Yo tengo amigos homosexuales”, a lo que suele seguir un gran PERO y una frase homófoba de manual con, tal vez, algún chascarrillo incluido. Algo del tipo: “PERO si mi hijo fuera homosexual, lo mataba”. Las hay con supuesta gracia: “PERO que no me toque ninguno el culo que le doy una hostia”. O con un puntito de surrealismo callejero tal cual como en la siguiente frase: “PERO yo no me acostaría con ningún homosexual”. En realidad lo de que mi pareja es periodista y que tengo amigos periodistas lo he puesto por poner. Lo que quería decir es que una de las cosas que más me molan del periodismo son los titulares.

En el pasado tuve un blog en que buscaba los más rebuscados y las noticias más pasadas de vuelta. Creo que en un mundo ideal a los periodistas serios de verdad, a los buenos (como mi pareja y mis amigos) les deberían dejar de vez en cuando enfocar las noticias con su puntito de coña, una coña seria y madura, una coña con su retranca directa a la glotis.

Es una pena que ese tipo de periodismo sea un coto restringido normalmente a los dibujantes, a los mongoles de Mongolia, al Intermedio (con el Gran Wyoming) y, bueno, a bastantes más en realidad.

Yo soy una persona de instintos bajos en cuanto al humor y a la diversión plástica se refiere. Me río con un pedo y con el dibujo de una caca en su justo lugar de una viñeta. Y fliparía con un titular del tipo: “Rajoy se ha cagado en el Congreso.” Subtítulo: “Creía que era un cuesco, indicó el presidente del gobierno.” Cuerpo de la noticia: “Olía a perro muerto y entonces me fijé en el fondillo de su pantalón. Ahí había algo, manifestó doña María Dolores de Cospedal. Wert y Soraya no han querido hacer ninguna declaración”.

Muchas veces pienso (no sé si al hilo de lo anterior) en algunos políticos, en cuando eran niños, y deseo con mucha fuerza que su infancia hubiera sido un valle de lágrimas y poderosas andanadas de hostias a dos manos por parte de sus compañeros de clase. Cuando me maravillo en mi mente con escenas de heroicas collejas en el morrillo de un actual político, a veces puedo llegar a comprender el comportamiento de algunos, lo que dicen y hacen fruto de las secuelas traumáticas escolares que les han hecho ser lo que son. Les comprendo un rato y luego pienso que el Dios de la Gran Colleja debería darles una buena tunda con su inmaculada mano celestial para ver si espavilan o, directamente, cierran el pico.

 Es que son unos gilipollas, vamos.

2765083201_55a958db14Fotografía de Ben Smith

Anuncios

7 comentarios en “Un jueves de reflexión: los políticos

    1. Algún día llegarán, Benjamín. El multicéfalo Señor de las Hostias Bien Dadas emergerá alguna vez del submundo de podredumbre en el que está sumido y cumplirá con su deber. O eso espero…

      ¡Gracias por pasarte! No por ser habitual te estoy menos agradecido. ¡Un abrazo!

  1. Qué bueno. La teoría de que cuando eran pequeños lo pasaron mal la planteamos un compañero y yo en otro contexto: el de los creativos snobs. Pudimos corroborarla en al menos un par de directores creativos, de estos que van de guays, que resulta que eran de lo más pringado en el colegio y en la universidad, con perdón. No se si les daban collejas, pero amigos tenían pocos.

    El Dios de la Gran Colleja ha entrado en mi panteón particular, a la vera de Thor y Odín. Yo también soy de humor de instintos bajos, entre otros, me encantarían titulares de ese estilo, ya puestos…

    Me he divertido mucho leyendo el post, un abrazo!

    1. Me alegro de que te haya gustado. Disfrutaría mucho en un mundo en el que los periódicos serios y los stars de los noticiarios dijeran todo el tiempo culo, caca y, de forma insistente, jilipichis. Pero también preferiría que no existieran esos mierdas de políticos que tenemos.

      Me gusta ver también que el tema de los traumas infantiles ha sido corroborado de forma profesional. Yo me he encontrado unos cuantos también en mi camino y creo que no me equivoco mucho con los políticos que tenemos.

      ¡Muchas gracias por pasarte! ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s