Libros físicos, libros virtuales, cultura gratis (2ª parte)

(Viene de una entrada anterior)

5199156473_05c9ce7ca6_zFotografía de Nana B Agyei en Flickr

Alguien me dijo una vez que si escribía por hobby, porque me gustaba, porque me lo pasaba bien haciéndolo, ¿por qué tenía que cobrar por ello? Podía trabajar en algo serio, algo de verdad, y escribir en mi tiempo libre. No, le dije, escribo porque me gusta pero desearía poder vivir alguna vez de esto. Y he estado trabajando toda mi vida para comer. Yo tal vez nunca consiga vivir de escribir, pero algunos de quienes sí lo hicieron pudieron escribir obras maestras porque vivían de ello y pudieron dedicarle todo el tiempo que requería su obra; otros se murieron en la miseria, eso sí, pero tuvieron su oportunidad. No sé si a Steinbeck le hubiera dado tiempo de escribir Las uvas de la ira en el tiempo libre que le quedaba después de trabajar en el taller. Bueno, a lo mejor sí, porque Steinbeck es Steinbeck… Pero yo no dedico más de mil horas al año a darle a las teclitas simplemente porque esto sea un hobby. Me gustaría que fuera algo más. Si no puede ser, espero que sea porque soy malo escribiendo o porque las editoriales están anquilosadas y no les interesan nuevos autores (hasta que no venden de forma milagrosa centenares de miles de libros en plataformas on-line), o porque mi representante es un borracho, o porque mi editor no puso la pasta necesaria para promocionarme o nunca decidió que era el momento de traducir mi obra o yo que sé qué mierdas. Pero no me gustaría no poder ganarme la vida con esto porque los libros se convirtieron en un producto de consumo gratuito. Pero, ¿cómo se le hace ver a alguien que escribir requiere de esfuerzo si dándole a un botón puede tener 15.000 libros a su alcance?

Algo está fallando cuando esto pasa. Hay que poner remedio. Yo puse mi libro gratis para todo el que quisiera descargarlo porque me pregunté quién querría comprar y leer un libro mío cuando se pueden descargar novedades de autores consagrados por la patilla. Me dije que nadie lo iba a hacer y que por eso debía publicarlo gratis y ver qué pasaba. También estaba mi inseguridad detrás de todo, claro: no quería engañar a nadie, no quería que nadie pagara un céntimo por algo que luego no le iba a gustar (en este caso mis historias). Pero lo podía haber hecho de otra manera.

3306684806_4b142f66a7_zFotografía de Eric en Flickr

No me hubiera importado publicar más relatos gratis en una nueva recopilación y publicar otro más a final del año 2014 o incluso alguna novela. Pero ahora sé que lo estaba haciendo mal. Cuestioné, aunque fuera sin intención, la labor legítima de otros autores iguales a mí que habían decidido publicar e incluso poner dinero sobre la mesa de sus bolsillos porque creían en ellos mismos. Legitimé a quienes descargan libros gratis creyendo que escribir un libro no cuesta. No hay competición en esto porque ningún autor es adversario de otro, pero sí creo que había competencia, digamos, desleal. Es algo retorcido mi razonamiento, pero tengo la cabeza retorcida, así que…

Hay mucho trabajo tras un libro, tras un disco, tras una película. En mi caso (y por supuesto en el de otros escritores) no sólo están las horas que he dedicado de facto a teclear en el ordenador, sino a madurar y a desarrollar la historia en mi cabeza y, por supuesto, las decenas de miles de horas que he dedicado a mejorar mi estilo. No. La próxima vez que publique no será de forma gratuita. Si ninguna editorial se interesa por mi trabajo, procuraré publicar a un precio, eso sí, asequible: pero a un precio. Todos debemos dar el primer paso para entender que el todo gratis no es posible. Espero que quienes tienen la posibilidad de vendernos esos libros, esa música y esas películas entiendan que tiene que ser al precio más competitivo posible para que llegue a la mayor cantidad de personas y puedan disfrutar y enriquecerse con ello. Ojalá que sea así.

Anuncios

6 comentarios en “Libros físicos, libros virtuales, cultura gratis (2ª parte)

  1. Tú has optado por una estrategia para lograr visibilidad, y es tan legítima como cualquier otra. Evidentemente, si quieres vivir de la escritura no puedes seguir publicando tus obras gratis, pero para darte a conocer puede haber sido una buena idea, una inversión (tu trabajo) a futuro. El mundo editorial es una jungla en la que, si bien los escritores no compiten directamente entre ellos, sí que hay unos cuantos privilegiados que parten con unas condiciones muy favorables, así que para contrarrestarlas hay que echarle mucha imaginación y mucho trabajo del que poco tiene que ver con el proceso creativo (promoción, promoción, promoción, relaciones públicas, relaciones públicas, promoción…).
    Yo, sinceramente, no confío en las editoriales. Lo que llegue a ser como escritor va a depender exclusivamente de mí, de si soy más o menos capaz de conectar con el público. Por supuesto, es condición impepinable disponer de un buen producto.
    Habrá tiempo de seguir contándonos las batallitas. Un abrazo!

    1. ¡Desde luego! Espero que estemos volcados en el camino durante mucho tiempo porque comer se tiene que comer de algo. Tengo una idea para una especie de revista de relatos trimestral on-line, que tampoco va a dar dinero pero puede ser interesante para dar a conocer los trabajos de algunos escritores, seleccionando obras y planteando una impresión si es viable hacerlo sin perder pasta. Llevo madurándola durante mucho tiempo. ¿Crees que podría ser interesante?

  2. Soy de los que se han descargado tu obra gratis. Aún no la he podido leer pero ten por seguro que si me gusta y la encuentro publicada, la compraré. En este país hemos adquirido malos usos. Uno de ellos es el de pedir las cosas gratis. Una cosa es que sean asequibles y que tengan un valor justo de intercambio, otra es pedirlas por la patilla. Espero que tu carrera como creador llegue a buen puerto.

    1. Estoy contigo. Pero creo que es un camino que costará mucho encauzar. Aunque nunca hay mal que por bien no venga. Habrá que tener esperanzas y creer en un futuro mejor. Desde luego antes hay que arreglar otras muchas cosas en nuestro país.

      Espero que te guste lo que leas. Gracias por descargarte ‘Autotomía’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s