Dos cuentos más

Tengo una gran cantidad de cosas escritas desde el año 2006. Las que tengo de años anteriores se reciclaron, se borraron o permanecen en algún disquette polvoriento. No me preocupa. A veces buceo entre toda esa morralla y descubro algo que merece la pena reescribirse o continuarse y que, cómo no, abandoné en mi opinión de que todo lo que escribo es una gran cacarruta. Me entretengo en leerme y el lector que llevo dentro se enfrenta el escritor, le escupe en la cara y le grita que prosiga donde lo dejé. A veces me insulto y tal, pero luego terminamos como amigos.

flor-almendroMe gustan mucho los almendros y suelen aparecer en mis paisajes rurales, así que he puesto la foto porque me ha parecido bonita.

En mi búsqueda de relatos cortos encontré algo que, francamente, opino que está bastante bien (sobre todo después de que Encarni los leyera y me diera el visto bueno tras las correcciones). Son dos historias de unas diez páginas que presentan a varios personajes en situaciones hogareñas con diálogos ligeros y, me parecieron, entretenidas de leer. En realidad forman parte de uno de mis intentos de novelas cortas con la que he llegado a alcanzar las 60 páginas y que pretendo terminar algún día en los próximos diez o doce años. Pero me han parecido muy aprovechables porque son narraciones que tienen peso de por sí y autoconclusivas si eliminaba alguna que otra frase. Ya viajan a sendos concursos. Si no ganan, pues tal vez los introduzca en alguna recopilación si entonan con el conjunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s