Concursos

Voy a ser claro: normalmente me como un ñordo en los concursos de relatos. En mi defensa tengo que decir que me he presentado a muy pocos y que mi forma de escribir creo que no interesa mucho a los jurados (y no sé si a los demás lectores de a pie). En muchos la extensión está limitada a unas diez páginas de media y yo suelo rondar la treintena. Tengo que cambiar un poco el chip y estoy practicando un poco porque me he puesto de nuevo a tantear algunos. Sin ir más lejos para el día 4 de noviembre debería tener terminados dos ya corregidos y empaquetados para ser enviados a lugares dispares de la geografía hispánica. Además de tener ese aliciente económico que para una persona en paro como un servidor nunca está de más, esto de los concursos me sirvió en el tramo final del año pasado para animarme un poco a concluir algunos relatos y ponerme en marcha a la hora de idear otros nuevos. Es lo que estoy haciendo ahora porque me veía en plan perro total y si quiero sacar una nueva recopilación antes de final de invierno más me valía empezar a mover el culo. Y lo estoy haciendo.

caca-de-peluche

Tengo algunos libros de grandes escritores de relatos cortos como Horacio Quiroga, Quim Monzó o Juan Rulfo (entre otros) con los que espero me llegue la buena inspiración y aprenda a escribir relatos un poquito más cortos de lo que acostumbro. (Por cierto que tendré que dejar de lado los libros que estaba leyendo y que a su vez abandoné para leer una serie de relatos de ciencia-ficción y que a su vez dejé para leer “Mötley Crüe: Los trapos sucios”). No sé lo que resultará pero por aquí lo iré poniendo. Por lo pronto uno titulado El columpio avanza bien, pero me temo que será más largo de lo que permiten las bases y eso que estoy proponiéndome dejar de lado lo insubstancial e ir al grano. Ya veremos si lo consigo.  El dinero, desde luego, no nos vendría mal en casa.

Anuncios

7 comentarios en “Concursos

    1. ¡Que te curres los comentarios, copón! Algo del rollo: es cierto que los concursos tienden a una forma de abstracción fácilmente abarcable en conceptos menos ordinarios y que la subjetividad en un plano más ordinario es latente en compromisos hoy muy comunes en nuestra sociedad. Esas cosas que has estudiado y tal. 🙂

  1. AAh, pues dilo! Los concursos tienden a una forma de abstracción fácilmente abarcable en plano complejo, per se de los grupos minoritarios que, Empero de las expectativas, no convencen al ordinario sustrato social al que no sabemos si pertenecen o flotan en un vergel de sensaciones poco comunes. (mi poderío colocando comas es élfico)

  2. A mí me pasa al revés que a ti: mis relatos generalmente son más cortos que lo que suelen pedir. Además, yo escribo lo que se me ocurre, y cuando me plantean una temática muy acotada no me inspiro. El año pasado me presenté a un concurso de relatos que debía defender la igualdad de género, y el resultado fue un relato algo forzado del que no me sentí del todo satisfecha. Este año me volví a presentar, pero rescatando un relato que había escrito por iniciativa propia, sin plantearme temáticas… y gané. Quiero presentarme a más (como tú, estoy en paro y el dinerillo ayuda) pero cuando leo las bases de los concursos, me suelo quedar sin palabras. Estoy esperando a que alguno se ajuste a algo que ya tenga escrito. Saludos y suerte en futuros concursos 😉

    1. Espero que tengas suerte, que nunca viene mal, si terminas por presentarte a algún concurso. Yo acabo de preparar algunos que espero que me den alguna sorpresa. ¡Gracias por pasarte! Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s