El rincón de la nostalgia

O el día en que tuve un blog…

Hace cinco años, casi seis, creé un blog. Se llamaba El guionista entrecomillado, aunque se convirtió en “El blog mutante”, “Titus Tuus” y, el último, “Los titulares del Sr. Sin Culo”. No sé cómo se me ocurrió eso de Sr. Sin Culo. Creo que era porque pasaba mucho tiempo sentado escribiendo, como ahora hago, y se me dormía (duerme) el culo y cuando eso pasa está como ausente. En fin… Era una metáfora poética o, más bien, patética. Me lo pasaba pipa con ese blog. En la primera entrada dejaba constancia de mis intenciones. Decía que no era guionista (de ahí lo de entrecomillado), pero que intentaría recopilar información de guionistas profesionales y experimentados no sólo para aprender yo si no para que otros tuvieran información a mano si les interesaba. Hice de todo menos eso.

Cuando hace algo menos de un mes me planteé reiniciar mi faceta bloguera preparando la publicación del libro de relatos, no me acordé de este blog. Quería que formara parte del pasado y que siguiera acumulando polvo cósmico virtual. Con la nominación de los Liebster Blog Award y el recuerdo de algunos blogs que seguía, leía y me gustaban mucho, me ha dado por volver a echarle un vistazo. Nunca me fijé en cuánta gente me seguía ni si mis estadísticas de visitas subían o bajaban. Lo hice hace unos días y me sorprendió mucho darme cuenta de que en diciembre de 2008 llegué a tener más de mil visitas, que para muchos es una fruslería pero cuando hoy apenas alcanzó la veintena de  visitas diarias, me parece una pasada.

Este es un blog distinto al que escribía. En aquél la mayoría de las veces lo hacía sobre titulares de periódicos que leía en la red, los interpretaba, describía dibujos imposibles y, sobre todo, me lo pasaba en grande (como en este, por supuesto). Tenía su sacrificio, no hay duda. Llegaba a pasar unas tres horas diarias dedicado al blog, entre buscar noticias, clasificarlas, investigar un poco por la red, colocar enlaces y, finalmente, escribir la entrada. Estaba pensando en darle un lavado de cara y algo de vida, pero he decidido colgar algunas de esas entradas en lo que será mi Rincón de la nostalgia. He importado todas las entradas de ese blog y publicaré los que más majos o divertidos me quedaron con su etiqueta en el Rincón categórico (columna de la derecha, abajo).

Tengo una entrada con más de 3000 visitas titulada Fenilpropalamina asesina, lo cual tiene su sentido ya que la gente busca en google Fenilpropalamina (dudo que asesina) y creo que yo aparecía (y tal vez siga apareciendo) en los primeros puestos de las búsquedas. Me choca ver que ¡Feliz Navidad! (tal cual, sin nada escrito) supere las 1000 visitas, pero tampoco es extraño. La gente se felicita la navidad casi cada año… Ni idea…

En realidad, el blog apenas tuvo interés por parte de nadie. Una media de 500 visitas mensuales es paupérrimo para un blog con el que estuve más de tres años y los primeros volcado de lleno. Cuando apenas llevo dos meses con este blog, puedo decir que tengo más de ¡1000 visitas! Y este es otro de los motivos por el cual publico esta entrada. Quiero dar las gracias a todos aquellos que se han acercado a este blog. No tengo casi seguidores, pero les tengo mucho cariño a la media docena que reciben mis notificaciones automáticas. ¡Gracias, de verdad!

Como digo, publicaré estas entradas viejunas los viernes con la etiqueta Rincón de la nostalgia. Me gustará más que nada por recordar algunas noticias que pasaron y que, probablemente, todos hemos olvidado ya para bien de nuestras mentes.

Y vosotros, ¿tuvísteis un blog del que os habéis olvidado para siempre?

Anuncios

4 comentarios en “El rincón de la nostalgia

  1. Vaya, iré echando un vistazo por tu paseo nostálgico
    yo no he tenido un blog jamás hasta abrir el actual, pero supongo que tal vez en unos años ni siquiera lo recuerde
    Besos

  2. Yo también tuve un blog hace tiempo en el que, sin saber cómo, tenía seguidores fieles que me visitaban a menudo y comentaban. Ahora trato de conseguirlo, ayudada por las actuales redes sociales, y no hay manera de lograr ese ritmo. Por desgracia, mi blog se esfumó de repente (era uno de esos “spaces” de msn, y aún sigo sin tener claro por qué se empeñaron en censurarlo); yo, muy inocente, no había guardado ni una sola entrada en mi ordenador particular y perdí todo el material de unos 2 o 3 años de trabajo. Me da mucha nostalgia recordarlo. Me parece genial que recicles, sin olvidar seguir creando nuevos contenidos. Un saludo.

  3. Es una pena eso que dices. Yo había casi olvidado el mío, como digo, pero me he alegrado mucho de recuperar todo el material. No he leído casi nada, porque no tengo tiempo. Pero quiero ir escogiendo poco a poco lo mejor de lo que hice y seguro que me trae muchos recuerdos. Ánimo con tu nuevo blog. Y aquí tienes un nuevo seguidor que te leerá gustoso. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s